Los responsables municipales en uno de los equipamientos de la playa.
Los responsables municipales en uno de los equipamientos de la playa. - L. V.
VERANO

Sin rastro de contaminación en las aguas de las playas de Chiclana

Así lo recoge la boya multiparamétrica que se instaló hace dos años

Actualizado:

Chiclana ratifica la excelencia de las aguas de sus playas. Así lo han anunciado el delegado municipal de Medio Ambiente y Playas, Joaquín Páez, y el responsable de zona de Hidralia, José Luis Trapero, que han mostrado su satisfacción ante los datos recibido por la boya multiparamétrica que durante dos años ha estado colocada en aguas de Sancti Petri.

“Esta plataforma tenía como objetivo la detección y la alerta de posible contaminación. Ahora ha acabo la segunda fase y los resultados no han podido ser mejores”, ha explicado el edil del área.

Páez ha agradecido a Hidralia que fuese Chiclana la ciudad elegida para este proyecto único en el mundo, compuesta por la boya, un sistema de sensores para medir diferentes parámetros y un dron, que se usaría en caso de emergencias, entre otros aspectos. “Todo esto hacía que este proyecto nos sirviese para validar de forma experimental, algo que será muy útil para aquellos que quieran controlar lo posibles riesgos de contaminación, tanto en puertos deportivos, puertos comerciales o zonas de baño”, ha reseñado el delegado.

En el caso de las aguas que bañan Sancti Petri y La Barrosa, Joaquín Paéz ha explicado que han servido “para medir diferentes parámetros, tanto en época de baño, como en invierno, para asegurar la calidad de nuestras aguas”. Así pues, en invierno se ha medido la temporada, la conductividad del agua, salinidad, ph, turbidez, oxígeno disuelto e hidrocarburos, mientras que en verano se han hecho mediciones también de clorofila, algas verdes y azules y materia orgánica disuelta. “El objetivo de estas mediciones era asegurar que e las aguas de Sancti Petri y La Barrosa fueran de calidad y asegurarnos así no tener que intervenir a este respecto”, ha aclarado el edil.

En este sentido, Páez ha asegurado “sentirse muy satisfecho, porque los resultados avalan que las aguas de ambas playas cuentan con aguas limpias y aptas para el baño. Pero también estamos satisfechos, porque hemos comprobado que en los datos facilitados por la boya se nota todo. Hemos observado cómo registra la acción del hombre, cómo ha sido el dragado de Sancti Petri, variando los niveles de contaminación atendiendo a estos trabajos”, ha explicado, incidiendo en que también ha detectado todos los elementos naturales como los vientos, mareas, temperatura, etcétera. “Esto nos muestra que el proyecto funciona plenamente”, ha afirmado el delegado. Además, estos datos se facilitan a tiempo real y en los dos años de mediciones “no ha habido ningún incidente. No obstante, en el caso de que se plantee cualquier anomalía, de forma automática se plantearía la forma de afrontar el problema, la respuesta y la solución al mismo”