El ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero
El ex director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero - Rocío Ruz
Caso ERE Andalucía

El Tribunal de Cuentas ve menoscabo en la ayuda de los ERE de 800.000 euros a la Fundación San Telmo

Del mismo modo se pronuncia sobre el dinero dado por Guerrero a dos empresas para que asumieran un aumento salarial y acabar con el conflicto laboral en la limpieza municipal de Granada en 2005

Actualizado:

El Tribunal de Cuentas ha vuelto a pronunciarse sobre las ayudas de los ERE irregulares concedidas por la Dirección General de Trabajo de la Junta de Andalucía durante una década, y como en las sentencias emitidas y publicadas con anterioridad, que ya superan la docena, considera que existió un menoscabo para las arcas públicas de la comunidad en el pago de una importante cantidad de dinero a una institución, en este caso la Fundación San Telmo.

La Junta de Andalucía presentó una demanda en el Tribunal de Cuentas por un posible delito de menoscabo en los fondos públicos por un importe de 800.000 euros en una ayuda concedida a la Fundación San Telmo para que, entre 2004 y 2008, esta institución impartiera «Cursos de Alta Dirección de Instituciones» para personal directivo de la Junta. Por ello, acusa a los ex directores generales de Trabajo Francisco Javier Guerrero y Juan Márquez como responsables directos.

El dinero era del programa presupuestario 31L destinado al pago de ayudas sociolaborales de la Junta, lo que el ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero denonimó «fondos de reptiles». Y los alumnos fueron designados por la Dirección General de Trabajo, encontrándose entre ellos los actuales alcaldes socialistas de Huelva, Gabriel Cruz, y de Granada, Francisco Cuenca.

Según la propia demanda de la Junta, la Dirección General de Trabajo, en lugar de instruir un expediente de contratación con la institución docente, concedió varias subvenciones a la Fundación falseando la causa de los pagos que se hicieron y que se cargaron a un programa presupuestario no previsto para ello.

Para el Tribunal de Cuentas, como así lo recogió en su informe de fiscalización de las ayudas la Cámara de Cuentas, existen «graves irregularidades» en la concesión de estas subvenciones, «prescindiendo absolutamente del procedimiento administrativo establecido al efecto y con absoluto desprecio de las exigencias más elementales derivadas de la normativa aplicable en materia de gasto público», lo que supone «un hecho dañoso para los fondos públicos».

El dinero dado a la Fundación era para ayudas sociolaborales, que nada tiene que ver con los cursos

Además, la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, indica que el expediente de la ayuda a la Fundación San Telmo, que encubría una verdadera relación contractual de prestación de servicios, además de las consecuencias que se derivan de la falta de trámites necesarios, es «nulo por la propia falsedad de la causa, que conforme a los convenios firmados, la constituía una subvención o una ayuda excepcional concedida a la referidad Fundación».

El Tribunal de Cuentas recalca que el dinero dado a la Fundación San Telmo era del programa destinado a las ayudas sociolaborales, que nada tiene que ver con los cursos de fomación a altos directivos de la Junta.

Concluye que los pagos realizados a la Fundación San Telmo constituyeron «un perjuicio» a la Hacienda Pública andaluza, pues se hicieron desviando fondos destinados a otras finalidades y sin control de la Intervención de la Junta.

Por último, el Tribunal de Cuentas considera que el importe abonado por la Junta a la Fundación San Telmo fue superior al reclamado, en concreto más de un millón de euros, pero el dinero reclamado coincide con los documentos de haberse efectuado materialmente los pagos.

Por todo ello, falla que Guerrero y Márquez son responsables contables directos y solidarios del menoscabo de 800.000 euros, en concreto, el primero de 520.000 euros y el segundo de 280.000 euros.

Dos sentencias más

El expediente de la Fundación San Telmo no ha sido el único juzgado en fechas recientes por el Tribunal de Cuentas, sino también los referentes a las ayudas concedidas a FCC y Cespa para hacer frente al incremento salarial para poner fin al conflicto laboral del sector de la limpieza pública en la provincia de Granada en 2005. Entonces Guerrero asumió el compromiso, sin documento que lo recogiese, de compensar a las empresas que tendrían que hacer frente a este incremento en las retribuciones.

Un año más tarde, estas empresas, a través de la Asociación de Empresa de Limpieza Pública, comenzaron a reclamar a Guerrero el dinero comprometido.

Ahora, el Tribunal de Cuentas condena al ex director general de Trabajo y a las empresas como responsables contables directos solidarios del menoscabo de 303.107 euros en cada uno de los expedientes, lo que hace un total de más de 600.000 euros.