DE SAN BERNARDO

El Supremo dicta la primera sentencia dictada únicamente por mujeres en sus dos siglos de historia

Permite la acumulación en jornadas completas del permiso de lactancia

Actualizado:

El Tribunal Supremo –la cúspide del sistema penal español, un órgano creado por las Cortes de Cádiz en 1812– dictó el pasado 19 de abril la primera sentencia procedente de una sala compuesta íntegramente por mujeres. Fue la Sala de lo Social, la encargada de los asuntos relativos al Derecho Laboral y de la Seguridad Social, normativa que regula los conflictos de trabajo.

Las cinco magistradas que han dictado la resolución judicial han sido María Lourdes Arastey, María Luisa Segoviano, Milagros Calvo, Rosa Virolés y María Luz García Paredes, ésta última la ponente del fallo, que se conoce en plena polémica por la sentencia de La Manada y la visión de género en la definición de los delitos. Todos los componentes de la comisión del Ministerio de Justicia que estudiará si es necesaria una reforma en ese sentido exigieron una «composición equilibrada» de hombres y mujeres. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, recogió el guante y nombrará el número necesario de mujeres expertas.

La sentencia en cuestión, de la Sala Social del Supremo, reconoce el derecho a la acumulación en jornadas completas del permiso de lactancia, sin necesidad de que el trabajador llegue a un acuerdo con la empresa. El Alto Tribunal establece que el convenio colectivo de la empresa Valeo –la compañía que protagoniza el conflicto objeto de la sentencia– otorga al trabajador esa decisión, y asegura que la acumulación debe fijarse utilizando como base para el cálculo una hora, en lugar de treinta minutos. Con esta decisión, el Supremo confirma el criterio del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, dictada en febrero de 2016, que dio la razón a la demanda de la Confederación de Cuadros y Profesionales (CP).

Valeo, un proveedor del sector del automóvil, consideraba que su convenio colectivo no otorgaba el derechoa a la acumulación a los trabajadores, y aplicaba de base treinta minutos.