La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, durante la presentación del balance de trasplantes 2017
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, durante la presentación del balance de trasplantes 2017 - Efe

Los donantes de órganos aumentan un 30 por ciento en los últimos tres años

Catorce trasplantes y seis donantes diarios vuelven a poner España como líder mundial

Actualizado:

Catorce trasplantes diarios, 2.183 donantes y el “mejor sistema nacional de salud del mundo” llevó a España a superar en 2017 su propia marca y mantenerse un año más (y ya son 26) como líder mundial en trasplantes. Durante el año que acaba de terminar, nuestro país alcanzó el gran récord de 46,9 donantes por millón de población, más del doble que en la UE (21,5) y muy por encima de países como EE.UU. (30,8), Francia (28,7) y Reino Unido (21,6).

En los últimos tres años el número de donantes se ha incrementado un 30 por ciento, pasando de los 1.851 donantes en 2016 a 2.183 en 2017. Prácticamente seis personas han donado órganos cada día. Este mayor número de donantes ha permitido realizar 5.259 trasplantes, superándose por primera vez la cifra de los 5.000 trasplantes.

Se trata del mayor incremento en la historia de España”, comentó este jueves la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, durante la presentación de su balance de actividades, junto a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

Estas cifras de récord ubican a nuestro país en el único del mundo con más de 100 enfermos trasplantados por millón de personas. Además por primera vez en la historia de la ONT, todas las comunidades superaron los 35 donantes por millón de habitantes y 15 sobrepasaron los 40. La comunidad Valenciana fue la que registró un mayor incremento de donantes y el Hospital de La Fe de Valencia el que realizó el mayor número de trasplantes (el 7% del total). "Cualquier comunidad autónoma se encontraría en los primeros puestos en un ránking internacional, incluso esa brecha se ha hecho más marcada con otros países en 2017”, comentó Domínguez-Gil.

Uno de cada cinco órganos fue trasplantado en una comunidad distinta a la que se realizó la donación. La comunidad con más donantes fue Cantabria y La Rioja, seguida del País Vasco y Navarra. «Esto se debe a que en esas comunidades el envejecimiento de la población es más marcado y eso aumenta la posibilidad de que exista un mayor número de donantes potenciales», explicó Domínguez-Gil, quien recordó que más de la mitad de los donantes tienen más de 60 años y casi una tercera parte más de 70. El récord de edad de los donantes estuvo en los 94 años en un trasplante de hígado.

La edad media de los donantes, según precisó, también se va igualando con la de los pacientes que reciben esos órganos.

Entre los factores que han ayudado a superar el récord de donantes, la directora de la ONT señaló el fomento de la donación en asistolia (muerte cardiaca), que ya representa el 26% de la actividad de donación y la reducción de las negativas a la donación, que se ubican en un apenas 12,9 por ciento.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, celebró estos datos históricos y achacó el éxito a la excelencia del Sistema Nacional de Salud, “uno de los mejores del mundo”. “El Sistema Nacional de Salud es la condición sine qua non para el éxito del modelo español de trasplantes. No importa de qué lugar de España sea el donante ni dónde resida la persona que necesita el trasplante. En España todos somos iguales, seamos de dónde seamos recibimos un órgano, porque dar vida no entiende de territorios”, afirmó.

La avanzada edad de los donantes es un obstáculo para los trasplantes infantiles. De hecho, el número de pacientes menores de edad en lista de espera para recibir un órgano aumentó en 2017 --a diferencia de la de los pacientes adultos-- debido a la falta de disponibilidad de donantes infantiles. “El número de estos trasplantes es muy reducido porque la mortalidad infantil también es muy baja”, comentó Dominguez-Gil.

Dos años y medio antes de lo previsto

España también registra un récord en el número de nuevos donantes de médula ósea, que se elevan a 78.291 (+196%), prácticamente el doble de lo previsto para este año. De continuar a este ritmo, precisó la ministra de Sanidad, España alcanzará los objetivos de la segunda fase del Plan de Médula, fijados en 400.000 donantes a mediados de 2018, dos años y medio antes de lo previsto.

A 1 de enero de 2018, nuestro país cuenta con 357.492 (+26,7%) donantes de médula ósea.