España, el país donde los niños vienen del laboratorio

El 7 por ciento de los bebés, más de 36.300 al año, se conciben por reproducción asistida

MadridActualizado:

El 70 por ciento de las mujeres de 35 años que viven en España no tienen hijos, según el Instituto Nacional de Estadística. Con este dato es fácil averiguar por qué nos hemos convertido en el país de Europa donde más tratamientos de reproducción asistida se realizan y el tercero del mundo, solo por detrás de Japón y Estados Unidos. En 2015 -últimos datos registrados-, nacieron 36.318 bebés fruto de estas técnicas. De ellos, 29.366 lo hicieron en nuestro país, lo que representa el 7 por ciento de los nacimientos nacionales. «Es una cifra muy elevada y yo diría que está incluso por debajo de la realidad porque es difícil seguir la pista a las mujeres que se someten a estos tratamientos, una vez que se quedan embarazadas», advierte Agustín Ballesteros, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

No parece que esta tendencia vaya a cambiar en breve. Cada vez más mujeres deciden congelar sus óvulos para poder retrasar la maternidad sin riesgo. Lo que les obligará a pasar por una fecundación «in vitro» en el futuro. Entre 2014 y 2015, aumentaron los tratamientos para preservar la fertilidad en un 27 por ciento. Casi 5.000 punciones ováricas se hicieron en 2015, según los últimos datos presentados ayer en el congreso de la Sociedad Española de Fertilidad.

Muchas mujeres han tomado conciencia de que la edad es un factor de riesgo a la hora de reproducirse y comienzan a planificar su futuro. Pero no son la mayoría. «Faltan campañas informativas para que las mujeres no retrasen su maternidad y que sepan cuáles son las consecuencias. Aún se tiene la falsa creencia de que mientras se tenga la regla se es fértil», dice Ballesteros.

Ellos también congelan semen

La congelación de óvulos es una buena alternativa para retrasar la maternidad, pero no es aún muy conocida ni apta para todos los bolsillos. La sanidad pública no financia esta opción y cada punción para extraer los óvulos cuesta entre 1.500 y 2.000 euros, más una cuota mensual de conservación.

La criopreservación de gametos se ha convertido en el nuevo negocio de las clínicas de reproducción y quiere ampliarse con los varones. En el congreso de la SEF se presentaron estudios que relacionan la edad avanzada del padre con más problemas neonatales de la descendencia. A ellos también se les ha empezado a ofrecer que congelen sus espermatozoides cuando son abundantes, poseen una gran movilidad y aún no tienen fecha de caducidad.

Cuanto antes mejor

«Es cierto que se puede ser padres a los 69 años pero no está bien porque las complicaciones se disparan de forma exponencial. El objetivo es tener un hijo cuanto antes mejor», advirtió Juan Antonio García Velasco, presidente del comité organizador de la Sociedad Española de Fertilidad.

Los embarazos por técnicas de reproducción artificial aumentarán no solo por la necesidad de personas infértiles. El futuro de la reproducción incluye cada vez más a parejas sanas que quieren erradicar enfermedades genéticas de las que son portadoras y mujeres lesbianas que desean una maternidad compartida.