Actualidad

Los veladores de Mateos Gago, en el punto de mira municipal para 2017

El Ayuntamiento anuncia obras de remodelación de la calle del barrio de Santa Cruz para el año que viene aprovechando acometidas de agua

Los veladores de la calle Mateos Gago
Los veladores de la calle Mateos Gago - Rocío Ruz
A.G.R. Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

La calle Mateos Gago, uno de los puntos negros de la masificación de veladores en el centro de la ciudad, va a ser sometida a unas obras de renovación de tuberías y alcantarillado que será el primer paso para limpiar la zona, algo que lleva barajando el actual gobierno municipal desde que tomó posesión y que se producirá en 2017 dentro del plan de reordenación de los veladores que ha comenzado con la eliminación en la Campana y la reducción drástica en la calle San Fernando y la Avenida de la Constitución.

El propio Ayuntamiento anunció ayer que Emasesa va a realizar obras de mejoras en esta calle, por lo que esa situación se aprovechará para analizar la renovación de las licencias de veladores que hay desde la plaza de la Virgen de los Reyes a la calle Fabiola, una zona abierta al tráfico en la que las mesas se acumulan en ambas aceras atorando el paso de personas con movilidad reducida.

Concretamente, Emasesa se ha coordinado con el distrito Casco Antiguo, que dirige el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, para culminar a lo largo de este mes los proyectos de renovación y sustitución de redes y reurbanización de las calles Carlos Cañal, Socorro, Siete Dolores y Amor de Dios, que han estado levantadas durante los últimos meses. La inversión ha superado el millón de euros y se ha aprovechado para rediseñar las calles con el objetivo de garantizar la accesibilidad universal desarrollando la plataforma única. Exactamente la misma medida que se tomará en la zona más polémica de los veladores.

En el caso de la calle Carlos Cañal, la obra tiene prevista su finalización y por tanto su reapertura el próximo viernes tras una inversión de 292.297 euros. Esta calle, que se encontraba deteriorada y que no cumplía con la normativa de accesibilidad, se ha reurbanizado quedando ahora con plataforma única. Del mismo modo, se ha consensuado con vecinos y comerciantes la instalación de bolardos, y se han establecido limitaciones al tráfico: la vía tendrá una limitación de velocidad a 20 kilómetros por hora y por tanto será de prioridad para peatones y ciclistas. No se autorizará tampoco la circulación con vehículos pesados.

Del mismo modo, las calles Socorro y Siete Dolores se abrirán tras la ejecución de los trabajos previstos el próximo día 13 de noviembre con plataforma única con una inversión de 365.910 euros garantizando la accesibilidad y ya se han finalizado las obras de la primera fase de Amor de Dios con una inversión de 462.213 euros y con plataforma única entre Javier Lasso de la Vega y San Miguel.

El delegado dejó ayer claras las razones de esta iniciativa: «Uno de los principales problemas del distrito Casco Antiguo es la falta de accesibilidad en muchas de sus calles así como el deterioro de vías públicas en las que no se ha realizado la adecuada inversión en los últimos años. A través de Emasesa, de la Gerencia de Urbanismo y del propio distrito estamos trabajando para resolver estos problemas de accesibilidad». Además, Cabrera subrayó que de las inversiones que finalizarán antes de fin de año existe una planificación para el próximo ejercicio de forma que en el periodo 2016-2017 se superen los 3,5 millones de euros. Y ahí es donde entran las calles en las que se ha detectado un exceso de veladores.

En estos momentos, están ya en marcha las inversiones de Emasesa en las calles Trastamara, Albuera, Sánchez Barcaiztegui, Marqués del Duero, Luis de Vargas, Plaza de Armas y Marqués de Paradas con una inversión total de 938.332 euros, y para el próximo ejercicio están programadas las renovaciones de las redes de saneamiento y reurbanizaciones en Matahacas, Cardenal Spinola, Mateos Gago y la segunda fase de Amor de Dios.

La reordenación de las terrazas de hostelería continuará, por tanto, por Mateos Gago, donde los propios hosteleros reconocen que hay una sobresaturación, y General Polavieja. No obstante, la actuación más inmediata se llevará a cabo en Triana, concretamente en la calle Betis, donde los vecinos también llevan años reclamando una reducción de mesas. Allí no se puede reorganizar la oferta porque no son necesarias obras, pero allí donde sea posible, levantar la calle será la solución.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios