Actualidad

El PSOE de Sevilla consigue el pleno empleo... para los suyos

Más de la mitad de los concejales que tuvo Monteseirín siguen en las instituciones

ALBERTO GARCÍA REYES Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Una de las grandes promesas que realizó el exalcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, durante los años en los que gobernó la ciudad fue que conseguiría el pleno empleo en Sevilla. En términos totales no lo logró, pero tampoco puede decirse que su promesa se haya incumplido del todo. Si se repasa la lista de concejales que han formado parte de sus equipos de gobierno, se comprobará que todos los que no tenían un trabajo fijo con anterioridad a su entrada en la política han seguido colocados en las instituciones. Es decir, Monteseirín consiguió el pleno empleo, pero sólo para los suyos. La contratación de Blas Ballesteros en la Diputación, publicada ayer por este periódico, es la demostración empírica de este aserto. Unos han logrado puestos secundarios y otros, como Susana Díaz, han llegado a la cima, lo que demuestra que la cantera municipal del PSOE garantiza empleo fijo. Estos son los casos uno a uno, sin ánimo de exhaustividad.

Alfredo Sánchez Monteseirín

Sñanchez Monteseirín
Sñanchez Monteseirín

Nada más dejar la Alcaldía, el partido le procuró un puesto en Madrid como investigador principal en el Instituto de Salud Carlos III, donde ejerció como experto en Cooperación y Armonización de la Acción Local en Salud gracias a la designación del Gobierno de España, entonces presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Al finalizar su etapa allí, ha sido inmediatamente contratado por la Junta de Andalucía, concretamente para llevar la Subdirección de Inspección Médica, puesto de libre designación que depende de la Secretaría General Técnica de la Consejería de Salud. La Junta convocó la plaza, para la que los solicitantes tienen un periodo de 10 días, y la consiguió en apenas dos. La Junta alega que tiene «necesidad de cobertura inmediata de vacante» hasta que el procedimiento concluya. Pero, de momento, Monteseirín tiene ya su plaza, en la que cobrará 78.000 euros al año. Él mismo vaticinó su propio destino cuando era alcalde y se le reprochó su actuación en Mercasevilla: «Se hizo lo que dijeron los técnicos, yo soy médico».

Blas Ballesteros

Blas Ballesteros
Blas Ballesteros

Cuando dejó de ser delegado de Movilidad en el primer mandato de Monteseirín, el entonces alcalde lo contrató para la Fundación No&Do, que después fue absorbida por la Fundación DeSevilla. Estando en esta plaza, Blas Ballesteros pidió una excedencia para trabajar como asesor en Emasesa. Sin embargo, la Justicia decretó que no había acudido al trabajo cuanto éste reclamó su regreso a DeSevilla para intentar cobrar una indemnización tras el ERE practicado en esta Fundación. No lo consiguió, por lo que perdió su puesto en la administración. Pero ayer lo recuperó. Ha sido nombrado por el PSOE asesor del Servicio Supramunicipal de la Diputación. Cobrará unos tres mil euros mensuales.

Susana Díaz

Susana Díaz
Susana Díaz

Ella representa el éxito de la cantera socialista sevillana. No ha tenido que pedir un puesto al partido, más bien al contrario: ella es quien los reparte. De delegada de Juventud a comienzos de siglo ha llegado a conquistar la Presidencia de la Junta de Andalucía, lo que de manera indirecta ha beneficiado a todos sus antiguos compañeros.

Juan Carlos Raffo

Es otro de los que sobrevive en la política de los que entraron en el Ayuntamiento en 1999. Recientemente fue delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, puesto que dejó para marcharse como senador por la provincia a Madrid.

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis

Gómez de Celis
Gómez de Celis

Tras su paso por el Ayuntamiento, donde fue, entre otras cosas, delegado de Urbanismo, fue en la lista socialista al Parlamento, de la que se cayó en las últimas elecciones. Sin embargo, fue designado director de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, cargo en el que permanece.

José Antonio García

El que fuera concejal en el segundo mandato de Monteseirín y presidente de Mercasevilla ha sido imputado por la juez que instruye los ERE por haber cobrado del «entramado de empresas» del conseguidor Juan Lanzas. García fue colocado, supuestamente por indicación de Fernando Mellet, en sociedades vinculadas a este enlace, aunque, según la magistrada, su sueldo lo pagaba Mercasevilla. En este periplo, García coincidió con su excompañero Carmelo Gómez.

Carmelo Gómez

Carmelo Gómez
Carmelo Gómez

El que fuera también delegado en el segundo mandato de Monteseirín ha pasado por distintos puestos. Trabajó en la empresa de la Diputación Inpro después de haber cobrado de varias empresas del conseguidor de los ERE Juan Lanzas. Finalmente fue incluido en la lista socialista para las últimas elecciones y ahora es diputado, pero la Fiscalía ha pedido su imputación por las polémicas contrataciones de Lanzas.

Esther Gil

Fue concejal socialista en el último mandato de Monteseirín, donde llevó la Delegación de Gobierno Interior y el distrito Triana. Espadas la apartó de su lista, pero el partido ha vuelto a buscarle hueco nombrándola recientemente delegada del Gobierno de la Junta en Sevilla.

Teresa Florido

Teresa Florido
Teresa Florido

Fue delegada de Consumo en el Ayuntamiento desde 2007 a 2011. Cuando el PSOE perdió las elecciones, el partido le dio un puesto en la Junta como directora general de Formación Profesional, en la Consejería de Empleo. Fue destituida tras ser acusada de firmar subvenciones millonarias a su cuñado, Ángel Ojeda, exconsejero imputado en el escándalo de los cursos de formación.

Alberto Moriña

Alberto Moriña
Alberto Moriña

El que fuera delegado de Cooperación en el último gobierno socialista con IU, hombre de la máxima confianza de Susana Díaz, fue apartado de la lista electoral en la última cita, pero apenas ha estado unos meses sin empleo, ya que Juan Espadas lo ha contratado como asesor externo, concretamente como coordinador de la Agrupación de Empresas.

Otros casos

Hay también una tanda de exconcejales municipales que no tiene ahora puesto en la administración porque la Justicia no se lo permite. Es el caso de Fran Fernández —inhabilitado por prevaricación—, José Antonio Viera —imputado en los ERE— o Manuel Gómez Lobo —imputado en el caso Fitonovo—. Los que tenían plaza como funcionarios ante de entrar en política regresaron a sus puestos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios