Actualidad

El Carbono 14 decidirá si se pueden tirar los anexos de la Puerta del León del Alcázar

El monumento reabre también el Patio del Asistente, inaugura un atlas sobre sus 180 tipos de plantas y anuncia la contratación de tres trabajadores en las próximas dos semanas

La directora del Alcázar, el delegado y el alcaide, en el Patio del Asistente
La directora del Alcázar, el delegado y el alcaide, en el Patio del Asistente - Vanessa Gómez
Alberto García Reyes Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Los edificios anexos que comenzaron a construirse en el siglo XIX en el muro de la Puerta del León del Alcázar tienen que derribarse para llevar a cabo el proyecto de reforma de este espacio, recuperando la puerta original y habilitando el primer jardín interior como zona de espera para el público antes de llegar a las taquillas. Sin embargo, antes de tomar ninguna medida al respecto es obligatorio realizar catas arqueológicas en esos muros para determinar en qué fecha exacta se construyeron y cuál es su valor arqueológico. Y una vez que se realice ese informe, la Comisión de Patrimonio tiene la última palabra.

Esas catas comenzarán concretamente el próximo lunes bajo la dirección del arqueólogo Miguel Ángel Tabales, que realizará un riguroso estudio de cada muro aplicándole la técnica del Carbono 14 para averiguar con exactitud la datación de esos edificios. «Ya sabemos más o menos todo sobre ellos, pero hay que hacer estas catas científicas para confirmar los datos y que Patrimonio tome la decisión con toda la información exacta». El proyecto consiste en retirar todos esos anexos, que han sido retocados durante todo el siglo XX en diferentes fases por Rafael Manzano y por Talavera, y que en principio no tiene un gran valor histórico. Sin embargo, su construcción solapó la vista original de la Puerta del León por su parte trasera y, además, la antigua puerta islámica, que da a la calle Miguel de Mañara y que actualmente está tapada por las taquillas de recepción del público.

Por otra parte, el delegado de Hábitat Urbano del Ayuntamiento, Antonio Muñoz, anunció ayer la reapertura del Patio del Asistente que proyectó Manzano en el lugar en el que había habitado Pablo de Olavide y que estaba cerrado desde hace años, así como la contratación de tres nuevos empleados para la plantilla del monumento, concretamente dos peones y un oficial.

Por último, ayer también se presentó un nuevo atlas botánico del Alcázar, que se puede seguir a través de su web oficial o de una App creada para ello en el que la organización Norman Garden ha ordenado cada una de las 180 especies que hay en los jardines explicando su lugar de procedencia, fecha y tipología de cada ajardinamiento en función de su época.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios