Un detalle de uno de los techos de una clase donde se desprendió parte de la escayola
Un detalle de uno de los techos de una clase donde se desprendió parte de la escayola - ABC
CANTILLANA

Desalojan dos clases de un colegio de Cantillana por problemas en el techo

Los alumnos de tercero de Infantil han sido reubicados en otras aulas del CEIP La Esperanza

CANTILLANAActualizado:

Si hace unos días, un colegio de El Cuervo protagonizaba las páginas de la provincia de Sevilla y una vez arreglados los problemas burocráticos del mismo, ayer se conoció que otro centro educativo de Sevilla tenía problemas en los techos de un par de clases.

En concreto, dos aulas de tercero de Primaria del CEIP La Esperanza de Cantillana, donde sus alumnos han tenido que ser reubicados en otros espacios del colegio como consecuencia del desprendimiento de parte del techo debido a las humedades.

Este problema viene de lejos, por lo menos de hace varios años si bien fue hace seis meses cuando se materializó por escrito la denuncia de los padres del colegio a través de un escrito presentado ante la Delegación de Educación en Sevilla.

Según pudo conocer ayer ABC, los padres de los alumnos no tienen de momento la intención de llevar a cabo movilizaciones y aguardan a que en menos de diez días se pueda solucionar este problema que no sólo afecta a la escayola de los techos, sino además a las vigas.

Hay que contextualizar el problemas años atrás cuando salieron por primera vez a licitación las obras en el tejado del colegio que provocó el desprendimiento de parte de los techos de las aulas.

En sucesivas adjudicaciones, las obras por un motivo u otro no se llevaron a cabo, como indicó uno de los padres afectados a este periódico. Finalmente, en verano de 2016 parecía que las obras se iban a realizar a través de una empresa de Alcalá, pero finalmente tampoco se hicieron las reformas necesarias para arreglar este problema.

Este pasado verano ha sido otra empresa, en esta ocasión de Málaga, la que parece que finalmente ejecutará las obras, si bien aún quedan pendientes pequeños flecos.

El principal, que la licencia de obras que se pidió el verano de 2016 ha caducado y se está a la espera de que se renueve la misma. El motivo de que no se ha hecho aún es por la baja por gripe de la arquitecta municipal que es quien debe dar validez a esta licencia, sin la cual no se pueden llevar a cabo las obras.

Al margen del desprendimiento de los techos, algunos padres comentaron que también en el colegio se debería acometer el adecentamiento de la fachada del CEIP La Esperanza, puesto que hay varios trozos de la misma que se han desprendido.