Es noticia:
Pesadilla en la cocina

Las peores cocinas que ha visitado Chicote

Repasamos algunas de las cocinas más sucias y desastrosas por las que ha pasado el chef como protagonista de Pesadilla en la cocina

Alberto Chicote se tira de los pelos en la cocina del Baltias, restaurante madrileño
Alberto Chicote se tira de los pelos en la cocina del Baltias, restaurante madrileño - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Seguramente no hay nadie como Alberto Chicote, al margen de los inspectores de Sanidad, para hablar de lo que esconden las cocinas de los restaurantes españoles. Desde que se embarcase en 2012 en Pesadilla en la cocina, un programa pionero en nuestro país de telerrealidad culinaria, el chef madrileño ha visto de todo en las cocinas que visita, y los dueños de muchas de ellas agradecerán que haya sido Chicote y no el inspector en primero en conocerlas. En caso de haber sido al contrario, las diez cocinas de las que hablamos aquí estarían clausuradas por orden ministerial. Algunas de ellas limpias estaban, pero lo que acabó por desquiciar a Chicote fue la ineptitud y el desorden de sus ocupantes.

Casa Zamora (Zamora)

Sole, la dueña del Café Zamora
Sole, la dueña del Café Zamora - ABC

En noviembre de 2016, y por primera vez desde que se estrenase Pesadilla en la cocina, Alberto Chicote tiró la toalla: «No soy capaz de hacer más». Nunca antes el programa había dado por perdido un restaurante, pero el céntrico negocio regentado por Sole en la ciudad castellanoleonesa colmó la paciencia del chef. Buena parte de la responsabilidad recae sobre la muy personal forma que tiene su dueña de ejercer el liderazgo: gritos, golpes, insultos, falta absoluta de autocrítica...

El resultado era un completo desastre, unos platos defectuosos y unos clientes que se marchan escandalizados de oír a la dueña pegar gritos en la cocina. Chicote trató de persuadir a Sole para intoducir algunas reformas, pero no hubo manera: «Me voy con la satisfacción del trabajo bien hecho, porque creo que he hecho todo lo que podía para conseguir que El Zamora fuera un sitio con toda la proyección del mundo, pero donde no me quieren ya sé que me tengo que ir».

El Castro de Lugo (Madrid)

La cocinera le pidió a San Pancracio por su restaurante, pero San Pancracio no atendió sus oraciones
La cocinera le pidió a San Pancracio por su restaurante, pero San Pancracio no atendió sus oraciones - ABC

Una de las cocinas más sucias que apareció en el programa fue la de El Castro de Lugo un restaurante madrileño que sirve platos de la gastronomía gallega. El débil carácter de su dueño, así como su falta de liderazgo, sumado a la falta de compromiso de sus empleados, mantenían el negocio sin rumbo.

En la cocina, el chef encontró grasa pegada en la freidora, ollas y sartenes; un hedor insoportable y comida podrida en el frigorífico. La suciedad era tan exagerada que llegó a superar los niveles de tolerancia de Alberto Chicote, que tuvo que ir al baño a vomitar por todo lo que allí había visto.

Mientras el chef alucinaba con lo que encontraba en El Castro de Lugo, Cristina, la cocinera del local, pedía ayuda a San Pancracia y se marchaba en pleno servicio para rezar. Poco después de aparecer en el programa, El Castro de Lugo echó el cierre.

Da Vinci (Alicante)

Alberto Chicote discute con Rafa Soler, dueño del Da Vinci
Alberto Chicote discute con Rafa Soler, dueño del Da Vinci - ABC

El Castro de Lugo fue el primer restaurante en cerrar sus puertas tras el paso de Chicote, pero poco después le siguió el Da Vinci, un restaurante alicantino. La visita del chef televisivo fue una maldición para el establecimiento: Chicote ordenó cambiar todo el decorado del restaurante, y pocas semanas después un temporal devastó el local. Rafa Soler, dueño del Da Vinci, denunció que los consejos de Chicote no le habían servido de nada y culpó al programa de su quiebra. Además, aseguró que Chicote le pidió que no limpiase la cocina para poder grabarla. «Pero mi cocina sí se limpiaba», aseguró. Sus hijos han desmentido esta versión y reconocen que su padre fue el único responsable del cierre.

Terraza Rocío (Sevilla)

Alberto Chicote en la cocina del Terraza Rocío
Alberto Chicote en la cocina del Terraza Rocío - ABC

Posiblemente esta cocina sevillana sea la más cochambrosa que ha visitado el equipo de Alberto Chicote. Rocío, la propietaria del restaurante, lo reconoció abiertamente: «La gente no viene porque les da asco el cocinero, es un cochino». El chef tampoco se mordió la lengua: «Tu no eres cocinero, eres un terrorista. Da mal rollo ver cómo trabajas, lo tocas todo con las manos sucias. Si en estos años has trabajado igual, me extraña que no hayas dejado cadáveres». Pese a ello, el restaurante sigue abierto a día de hoy.

Mizuna Thai (Gerona)

Alberto Chicote en la cocina del Mizuna Thai
Alberto Chicote en la cocina del Mizuna Thai - ABC

Hace pocos días Chicote visitó el Mizuna Thai, un restaurante chino de Gerona que cuenta con 300.000 euros de deuda acumulados en el último año. «Tiene una carta interminable, tardo 20 minutos en leerla», le recriminó el chef, «además tienes una mierda de sistema de trabajo». La mayoría de sus trabajadores no hablaba español, lo que complicaba aun más las cosas. Los clientes se tiraban más de dos horas esperando por su comida, pero eso no era lo peor: «La mierda de la cocina no es de un año ni de medio. Es de los diez años que lleva el restaurante ahí. Todos los cocineros que han pasado por el restaurante han pasado de eso».

Baltias (Madrid)

Alberto Chicote discute con el cocinero del Baltias
Alberto Chicote discute con el cocinero del Baltias - ABC

Ubicado en el barrio de La Estrella, en Madrid, el Baltias era uno de esos sitios practicamente insalvables, todo un reto para el polémico chef televisivo. Pese a sus ímprobos esfuerzos, todo fue inútil y casi llega a las manos con un cocinero. La cocina presentaba un aspecto lamentable llena de colillas y cucarachas. «Aquí hay más mierda que en el palo de un gallinero», llegó a decir Chicote. «Me muero de ganas de conocer al figura que ha hecho esto» se burló el chef al probar uno de los platos, logrando cabrear al autor, que se encaró con Chicote.