La librería

Isabel Coixet, sobre Cataluña: «Empecé a recibir insultos hace mucho, pero cuando vienen a tu casa...»

Isabel Coixet dirige «La librería», una sugerente película sobre «una historia universal» con cuyo mensaje la cineasta catalana se ha sentido identificada

Emily Mortimer protagoniza «La librería», de Isabel Coixet
Emily Mortimer protagoniza «La librería», de Isabel Coixet
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La «pragmática» Isabel Coixet parece decidida a decir siempre lo que piensa, aun cuando lo haga sin palabras. Vuelve tras las cámaras con «La librería», y su vida parece fundirse más que nunca con la «realidad» que relata en la pantalla. Con el húmero roto durante la promoción de su última película, y «sensible, pasándolo mal con lo que pasa en Cataluña», cura su dolor con la satisfacción que le da contar «una historia universal» con la que se siente identificada. Ella, que asegura ser «muy Florence Green», se vuelca en esta metáfora de la vida que es el filme, donde la protagonista (Emily Mortimer), una joven viuda cuyo entusiasmo por cumplir su sueño colisiona con la mezquindad de quienes, «por fastidiar», entorpecen su camino.

El aislamiento y boicot que sufre la Florence Green ficticia traza un paralelismo inevitable con la vida de la directora, una dura realidad en la que es atacada por decir lo que piensa de su tierra natal. «Decir las cosas me ha traído muchos problemas en Cataluña. Empecé a recibir insultos hace muchos años por decir lo que pienso, te vas haciendo callo. Pero cuando el insulto ya no es virtual sino que es en la calle, en tu casa... no es bonito. A pesar de eso, soy antivictimismo», aclara a ABC, crítica con ese afán secesionista que no «sabe ni qué sociedad propone». «Uno tiene que querer suturar las cosas para que se curen, y los independentistas están empeñados en no hacerlo», afirma.

Más allá de cómo una sociedad cerrada margina a la cultura, «la alegoría de la película puede estar en cualquier lado», reflexiona Coixet; en ese esfuerzo por destrozar los ideales ajenos, de poner la zancadilla a un sueño por puro egoísmo, sin razón aparente. «El auténtico horror de la película es la banalidad del mal; la actitud impasible de quienes destrozan tu vida porque les da igual, ese fastidiar porque sí. Esto yo me lo he encontrado muchas veces, en todos los terrenos», explica la cineasta.

Es por eso que el de la protagonista «es un sentimiento muy universal», reconoce la actriz Emily Mortimer («The Newsroom»), que da vida a la librera Florence Green. «Habla de tener el suficiente coraje para vivir cada día y dar un paso delante de otro. En la vida te vas a encontrar con fuerzas que te van a ayudar y que te van a decir que lo vas a sacar adelante pero también otras que te van a decir exactamente lo contrario. Creo que es parte de sentirse vivo», reflexiona la actriz de «Match Point».

Curiosamente fue su némesis en «La librería», la «villana» del establishment encarnada por Patricia Clarkson la que, en lugar de boicotearla como hace su personaje, le hizo llegar a Mortimer el guión de la cinta de Coixet. «Veía a Emily haciendo de novia de, de amiga de en películas y pensaba: "¿Por qué no es la protagonista?", porque me parece que es una actriz que tiene algo, un aura, que lo merecía. Tiene una especie de inocencia y humildad; hay un alma compleja detrás de ella, y además me la imaginaba como lectora, que lo es», comenta la directora catalana.

Coixet, que cambió para el filme el «nihilista» desenlace de la novela de Penelope Fitzgerald porque «ya vivimos en un mundo bastante oscuro y un poco de luz al final del túnel siempre está bien», evoca a través de un trazo sutil y sugerente complejos matices de esa conspiración silenciosa pero tenaz que a la protagonista le va arruinando la vida sin que se dé cuenta», asegura. «Después de leer el guión me di cuenta de que era el antisueño americano. Habla de intentar las cosas una y otra vez, y de cómo una persona buena con sus mejores intenciones fracasa igualmente. Refleja lo que es la mayoría de nuestras vidas, y que nadie cuenta», explica Emily Mortimer. «No se trata tanto sobre el éxito o el fracaso, sino sobre el coraje, la lucha y el dolor que se siente en ese camino», aclara la protagonista de la cinta.

comentarios