«Blade Runner 2049»

Denis Villeneuve: «En 1982 yo era un arrogante con grandes sueños»

El director de la secuela de «Blade Runner» analiza los nuevos temas que abarca la película: «Creo que una sociedad hiperconectada puede llegar a agobiarnos»

Denis Villeneuve, Ridley Scott, Harrison Ford y Ryan Gosling
Denis Villeneuve, Ridley Scott, Harrison Ford y Ryan Gosling
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Soy un gran admirador del “Blade Runner” original. Si pudiera viajar en una máquina del tiempo y volver a ver la película de Ridley Scott sabiendo que terminaría dirigiendo la secuela... En aquella época yo era un arrogante con grandes sueños y la ciencia ficción era el mayor de todos. Siempre he querido dirigir esta secuela», reconoció el director Denis Villeneuve a ABC durante la presentación de «Blade Runner 2049» en Los Ángeles. El cineasta ha cumplido su sueño 35 años después. Y lo ha hecho secundado por Ridley Scott, que ha actuado de productor ejecutivo en este nuevo proyecto. Al igual que su predecesora, la película está inspirada en los personajes de la novela «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?» (1968), de Philip K. Dick.

«Blade Runner 2049» se desarrolla 30 años después de la original, el oficial K (Ryan Gosling), un blade runner caza-replicantes del Departamento de Policía de Los Ángeles, descubre un secreto que tiene el potencial de llevar a la sociedad al caos. En 2049, la sociedad ha perdido la memoria consumidos por la tecnología, y ya se sabe aquello de que una sociedad sin memoria acaba repitiendo los mismos errores. «Creo que una sociedad hiperconectada puede llegar a agobiarnos, ese es uno de los temas de la película», explicó el director.

Su cine se ha inspirado en la realidad para desarrollar el futuro de 2049. El clásico de culto regresa hablando sobre la desconexión social, los efectos de la tecnología y la falta de privacidad. «Para mí, la ciencia ficción es el mejor escenario para contar una historia porque abre la puerta a la imaginación, al futuro. Mi alma se llena con este género», defendió el director. El cine se inspira en la realidad para desarrollar la ciencia ficción. «Blade Runner», el clásico de culto, regresa hablando sobre la desconexión social, los efectos de la tecnología y la falta de privacidad.

Soñar el futuro

La idea de soñar con un mundo mejor forma parte del romanticismo creado por el cineasta franco canadiense. «Es fascinante cómo una película pudo imaginar la tecnología actual, una tecnología que, en algunos aspectos, hemos superado, aunque no en otros. “Blade Runner 2049” extiende sus referencias treinta años en el futuro, cuando la tecnología debe enfrentar consideraciones éticas que ya se están presentando. Creo que, moralmente, la tecnología, aunque es beneficiosa, tiene consecuencias sociales», avisa Villeneuve.

Por su parte, Harrison Ford, ese hombre parco en palabras que disfruta incomodando a los periodistas, mantiene su leyenda, aun cuando los personajes que nos regala distan mucho de Han Solo o Indiana Jones, aquellos héroes vulnerables, despistados, reales y, al mismo tiempo, seductores que siempre terminaban ganando sus batallas. «Lo más interesante de revisitar el personaje de Rick Deckard es hacerlo. Él está entretejido en la historia y me intrigó la posibilidad de regresar. Hay un contexto emocional muy fuerte y la relación entre Deckard y los otros personajes es fascinante. Creo que es interesante volver a desarrollar un papel después de un período de tiempo tan largo», explicó el gran protagonista.

«Es película negra y detectivesca. Mi personaje se toma muy personalmente la investigación. Vivimos en un mundo con mucha oscuridad. Un mundo en el que parece que no hay esperanza, y la película es una extensión de esa realidad», asegura Harrison para quien la secuela de Blade Runner era una forma de volver a expresar las ideas del primer capítulo. «Creo que las nuevas generaciones necesitaban volver a exponerse a estas ideas, por si no las llegué a expresar del todo bien en la primera», terminó bromeando el actor.

comentarios