Es noticia:

Crítica de El pasajero: Liam Neeson lo rompe todo

Técnicamente, es un completo alarde de ritmo, cámara y acción, y hay momentos más allá de lo espectacular

El actor Liam Neeson, de 65 años, interpreta a un expolicía
El actor Liam Neeson, de 65 años, interpreta a un expolicía - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Es la cuarta película que hacen juntos el director Jaume Collet-Serra y el actor Liam Neeson y, como en las anteriores, uno se sube a ella como a una de esas atracciones de parque a toda velocidad y puro grito. En «Non stop (Sin escalas)» era un avión, y aquí es un tren, pero la intriga, el frenesí, la sensación de encerrona y la imposibilidad de parar son iguales. Liam Neeson empieza siendo un vendedor de seguros y Collet-Serra ofrece una radiografía interesante del «viajero» cotidiano, el que coge siempre y a la misma hora un tren, y muestra ese terreno de la rutina (personas, cruces, saludos, tics…) que tan interiorizado e invisible tenemos todos. Y aparece Vera Farmiga, motivo que por sí solo vale el precio de una entrada, pero es un espejismo: propone toda la carga de inverosimilitud, es decir, lo contrario a la rutina, que tiene la película, se enroca en una propuesta argumental entretenidísima y disparatada, y deja a Liam Neeson para que se coma entero el imparable potaje de la trama. Ya no es un vendedor de seguros, ya es ese tipo terco y bruto con el que no conviene coincidir en un lugar cerrado, aunque aquí se muestre algo más vulnerable. Técnicamente, es un completo alarde de ritmo, cámara y acción, y hay momentos más allá de lo espectacular, y solo precisa de la colaboración del espectador (el tipo quisquilloso de los ¿y por qué tal?, ¿y por qué cuál? sobra si uno quiere pasárselo bien) para cumplir su función al cien por cien. De acuerdo, el cine de Collet-Serra y Liam Neeson tiene mucho de fórmula, pero la Coca Cola también.