MIGUEL MUÑIZ
Editorial ABC

Por una financiación autonómica justa

La fórmula para llevar a cabo el reparto de las cuentas tiene que gozar de claridad, incluyendo el polémico cupo vasco, cuya cuantía ha sido puesta en duda

Actualizado:

La futura reforma del sistema de financiación autonómica debe regirse por criterios técnicos, objetivos y neutrales con el fin de alcanzar un reparto justo y eficiente de los recursos disponibles, y, de este modo, garantizar unos servicios públicos de calidad en todo el territorio nacional, dejando a un lado los favoritismos y cambalaches políticos, ya que, en caso contrario, se beneficiará a unas autonomías en detrimento de otras. Así, a diferencia de aquellos que proponen la introducción de nuevos privilegios fiscales y prebendas financieras para solventar la crisis catalana, como es el caso del PSC, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, explica en la entrevista que publica hoy ABC la necesidad de configurar un modelo coherente y sensato, ajeno a «cuestiones identitarias» y concesiones partidistas. Aunque todos los barones regionales aspiran a mejorar su posición en el nuevo modelo, su diseño no puede sustentarse sobre la existencia de agravios que premian la irresponsabilidad presupuestaria y la desigualdad entre españoles.

Por el contrario, la financiación autonómica debe ser, en primer lugar, transparente. La fórmula para llevar a cabo el reparto de las cuentas tiene que gozar de claridad, incluyendo el polémico cupo vasco, cuya cuantía ha sido puesta en duda. En segundo término, la justicia ha de ser el pilar sobre el que pivote el sistema, lo cual significa otorgar idéntico trato a las diferentes regiones del régimen común y propiciar la solidaridad entre territorios para reforzar la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos, con independencia de dónde nazcan y residan. Y, por último, establecer un método de cálculo imparcial y ecuánime a la hora de distribuir los fondos para evitar arbitrariedades políticas, al tiempo que se fomenta un gasto público eficaz y responsable a nivel autonómico.