Internacional

París, capital del nuevo yihadismo francés

Las autoridades tienen fichados a más de trescientos sospechosos de terrorismo solo en el area metropolitana

La Policía arresta a varios sospechosos durante una macrorredada en París
La Policía arresta a varios sospechosos durante una macrorredada en París - AFP
JUAN PEDRO QUIÑONERO Corresponsal En París - Actualizado: Guardado en:

París se confirma como la capital de la radicalización islamista de Francia, con más de un millar de sospechosos, emboscados en los cuatro departamentos de la capital y su periferia suburbana. En Francia (65 millones de habitantes, con 5 / 6 millones de franceses musulmanes), el Ministerio del Interior tiene fichados a más de 15.000 sospechosos de radicalización islamista.

Se trata, esencialmente, de franceses educados en la escuela pública, que descubrieron el islam en familia y / o en la cárcel, y cuya radicalización, durante el último quinquenio, se ha convertido en el primer semillero de criminales yihadistas de Europa, siendo Francia la primera «potencia» musulmana de la UE.

Un número creciente de alcaldes piden al Ministerio del Interior tener acceso a las fichas policiales de los sospechosos. El ministro, Bernard Cazeneuve, estima que la «dispersión» de tales fichas no resolvería nada y podrían crear problemas de nuevo cuño. Cazeneuve ha filtrado, por el contrario, el primer «mapa» oficial de la radicalización islamista en Francia. París se confirma y consolida como la capital del nuevo y futuro yihadismo francés.

En París están fichados más de 300 yihadistas potenciales. Entre París y los departamentos que rodean la capital están fichados entre mil y mil quinientos sospechosos, emboscados en la «banlieue», los suburbios de la capital, beneficiándose del buen funcionamiento de una excelente red de metro y trenes de cercanías. El corazón histórico de París está a quince / veinte minutos de la «banlieue», de algunos de los suburbios más inflamables de Francia.

Zonas de riesgo

En Francia existen oficialmente unas 780 «zonas urbanas de riesgo». Entre esas zonas urbanas potencialmente inflamables, medio centenar son suburbios peligrosos o muy peligrosos. Algunos de tales suburbios, como el norte de Marsella, se encuentran entre las zonas de mayor criminalidad de toda Europa.

Si París es la capital del nuevo yihadismo francés, la Costa Azul y el Norte (frontera belga) se consolidan como «frentes» igualmente incendiarios. Los suburbios de Marsella, Niza, Lille y Lyon, entre otras grandes ciudades, son focos de delincuencia común con muchos «flecos» potencialmente yihadistas.

Sucesivos gobiernos conservadores y socialistas llevan años invirtiendo miles de millones de euros en la «redención» de los suburbios conflictivos. Con unos resultados relativamente modestos. La criminalidad del norte de Marsella quizá sea la más alta de Europa. En la periferia de París son frecuentes los altercados y violencias «incontroladas». La semana pasada, una banda de jóvenes franceses de raza negra apedrearon, incendiaron e hirieron gravemente a cuatro policías. Dos de ellos se encuentran en estado crítico, muy reservado. Se trata de un suceso tan «trivial» como significativo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios