Netanyahu responde con dureza al discurso de Kerry
Netanyahu responde con dureza al discurso de Kerry - AFP

Netanyahu arremete contra la política de Obama y su discurso «sesgado»

Tras el freno inicial del primer ministro israelí a más asentamientos, el alcalde de Jerusalén ha aprobado este miércoles la construcción de viviendas en un barrio palestino

CORRESPONSAL EN EL CAIROActualizado:

Horas antes de que el secretario de Estado estadounidense John Kerry insistiera en la ilegalidad de los asentamientos israelíes, la alcaldía de Jerusalén aprobaba casi a escondidas la construcción de un edificio de viviendas en un barrio palestino del este de la ciudad. «Mientras la atención estaba puesta en la cancelación de los debates sobre los proyectos para 618 viviendas (en territorio ocupado), la Comisión aprobó el polémico proyecto en uno de los barrios más explosivos de Jerusalén Este», denunció la ONG Ir Amin.

El proyecto de construcción de un edificio de viviendas en el barrio palestino de Silwán fue aprobado el miércoles por la Comisión de Planificación Urbanística, que antes había retirado de la orden del día «a petición del primer ministro» el debate sobre la construcción de 618 edificios residenciales en Jerusalén Este.

«No queremos inflamar la situación aún más», señaló Hanan Rubin, miembro del comité. La aprobación de 140 nuevos hogares en asentamientos de Jerusalén Este había sido planificada antes de la resolución del Consejo de Seguridad que declara «ilegales» las nuevas colonias.

Fundación Ateret Cohanim

Pero menos de una semana después de esta decisión, el Ayuntamiento de Jerusalén habría aprobado la construcción en zonas ocupadas de un edificio de cuatro plantas bajo propiedad de la fundación Ateret Cohanim, que según recoge Efe se ha dedicado en las últimas décadas a adquirir edificios palestinos para instalar a colonos judíos. «La votación de la ONU no nos produce la más mínima impresión, como tampoco lo hará cualquier otra entidad que intente dictar lo que hagamos en Jerusalén», afirmó el teniente alcalde de Jerusalén, Meir Turgeman, en declaraciones recogidas por el diario Israel Youm.

«La ampliación de los asentamientos no tiene nada que ver con la seguridad de Israel», señaló tajantemente Kerry en su intervención de ayer. Minutos más tarde, Netanyahu reprendió al secretario de Estado estadounidense su «obsesión» con las colonias y tildó su discurso de superficial y «sesgado»: «Durante cerca de una hora, ha hablado de forma obsesiva sobre los asentamientos y apenas ha tocado las raíces del conflicto: la oposición palestina a un Estado judío cualesquiera que sean sus fronteras».

Abbas, satisfecho

Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, no ocultó su satisfacción por la actuación de la Administración Obama y se declaró preparado para reanudar las conversaciones de paz si Israel congela la construcción de colonias.

En el último año, el gobierno israelí ha aprobado la construcción de 1.506 unidades habitables sólo en Jerusalén este. Según el grupo antiasentamientos Peace Now, desde 2013 a 2015 se construyeron 3.915 casas nuevas en la zona ocupada de la ciudad. En julio de 2016, la Oficina Central de Estadística israelí cifraba en 12.288 los edificios construidos en Cisjordania durante las legislaturas de Obama, y se estima que para finales de 2016 alcancen las 13.000. Cerca de 600.000 colonos israelíes viven en asentamientos en tierras palestinas. En 1980, Israel se anexionó parte de los territorios ocupados en Jerusalén Este en una decisión no reconocida internacionalmente. Organizando redes entre asentamientos, rodeándolas de muros y protegiéndolas con el Ejército, Israel controla de facto esos territorios. El crecimiento del numero de asentamientos corre en paralelo a la demolición de casas palestinas, recoge el diario Haaretz.

Pese a su incendiario discurso y las represalias diplomáticas que ha tomado contra los 14 miembros del Consejo, entre ellos España, Netanyahu ha solicitado a sus ministros que mantengan un perfil bajo sobre los asentamientos, temiendo nuevas medidas contra los intereses de su Gobierno alentadas por la Administración Obama en la próxima cumbre de Oriente Medio en París. Su Gobierno tiene la vista puesta en el relevo de Dondal Trump, que ya ha mostrado su apoyo a Netanyahu: «Mantente fuerte, Israel. ¡El 20 de enero se acerca rápidamente!», tuiteó el futuro mandatario».

Mientras tanto, Netanyahu se enfrenta a nuevos problemas en casa. A última hora de ayer, el fiscal general de Israel, Avihai Mandelblit, ordenó abrir una investigación penal contra él sobre «dos asuntos», aunque no ha precisado más detalles, según informó la cadena israelí Channel 10. Sobre el particular se barajan los supuestos vínculos del mandatario y sus asesores con empresarios y posible tráfico de influencias.