REUTERS
África

Jacob Zuma cede y dimite como presidente de Sudáfrica

Responde así a las órdenes de su propio partido

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

El presidente de Sudáfrica Jacob Zuma ha anunciado su dimisión «con efecto inmediato» en una comparecencia ante los medios pasadas las 22:30 en Luthuli House, sede del Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés).

Zuma se vio arrinconado ante la presión de su partido, de la oposición y de la calle tras dos semanas de fuegos cruzados y desafíos. El veterano líder en el cargo desde 2009 se dirigió por última vez a la nación como jefe de estado, en la segunda comparecencia ante los medios del día y agotando el tiempo que le había dado su partido para renunciar. Respondió así al ultimátum del ANC que le había dado hasta medianoche para abandonar su cargo si no quería enfrentarse a una moción de confianza –impulsada por la oposición- el jueves. Un proceso que desgastaría todavía más a un partido que tiene un ojo puesto en las elecciones de 2019 y que no conoce la derrota en las urnas desde el final del apartheid (1994).

En un discurso de poco más de media hora, el veterano político afirmó no tener miedo a una moción de confianza (ha sobrevivido a siete en sus nueve años como presidente), ni tampoco a dejar el cargo.«Por lo tanto, he llegado a la decisión de renunciar como presidente con efecto inmediato. Aunque no estoy de acuerdo con la decisión del liderazgo de mi organización. Siempre he sido un miembro disciplinado del ANC », anunció Zuma.

Reconoció que le hubiera gustado disponer de tiempo para poder realizar una transferencia de poder sin prisas: «Acordamos que si dejaba el cargo antes de que finalizara el mandato, habría un período de transición para delegar las tareas en Ramaphos»”. Además, recriminó al partido que se tomaran decisiones sin escucharle.

El exmáximo mandatario del país dijo que continuará sirviendo a su partido y trabajando para la promoción de proyectos en los que cree, como la transformación económica radical.

También hubo palabras de agradecimiento: «Siempre estaré en deuda con el ANC. Ser presidente ha sido una gran experiencia de aprendizaje y una tarea gigantesca. Respeto a cada miembro de este partido y a cada líder de este movimiento y soy fiel a la constitución de Sudáfrica», dijo.

El expresidente debe comunicar su decisión al portavoz del Parlamento y, con él, deberían renunciar también los ministros y viceministros. Una vez lo haga, su asiento irá para el vicepresidente y nuevo líder del partido, Cryril Ramaphosa, quien deberá jurar como presidente interino.