El presidente francés, Emmanuel Macron
El presidente francés, Emmanuel Macron - REUTERS

Los funcionarios en Francia se movilizan en una huelga contra las reformas de Macron

El presidente centrista anunció durante su triunfante campaña electoral la supresión de 120.000 puestos de funcionarios durante los cinco años de su mandato

Corresponsal en ParísActualizado:

Centenares de miles de funcionarios están en huelga o se han tirado a la calle, para protestar, en toda Francia, durante el primer día de una crisis que pudiera ser la más profunda y duradera del mandato presidencial de Emmanuel Macron.

Las primeras crisis sociales de la presidencia Macron han sido cortas y «fáciles» de resolver. Las protestas contra la reforma laboral pudieron «sofocarse» con decretazos. La protestas de pensionistas y jubilados no pueden «crecer» mucho.

La primera jornada de protestas de los funcionarios, este martes, puede prolongarse indefinidamente durante varios años. Se trata de una prueba de fuerza que afecta al modelo social francés.

En su primer día de huelgas y movilizaciones, los sindicatos han convocado 130 manifestaciones, en París y toda Francia. Al mismo tiempo, la huelga comenzó a primera hora en todos los sectores públicos nacionales, de la enseñanza y los servicios básicos.

Tratándose de una primera jornada, nadie prevé movilizaciones excepcionales. Y el seguimiento de la huelga comenzó por ser relativamente modesto.

La primera jornada de huelga y movilizaciones solo tiene carácter «preventivo». Es una «advertencia». Y estará seguida de muchas otras jornadas. Los funcionarios protestan contra el estancamiento de su poder adquisitivo, los recortes presupuestarios y laborales y el recorte de sus salarios. Se trata de protestas «genéricas» que tienen muchos matices en muy distintos sectores.

El problema de fondo es simple y brutal. Emmanuel Macron anunció durante su triunfante campaña electoral la supresión de 120.000 puestos de funcionarios, durante los cinco años de su mandato. De entrada, los salarios volverán a estar congelados, con subidas del 0.2 % al 0,8 %. Según profesiones y escalafones.

En el caso de la política de austeridad y recortes de Macron, se trata de una continuación de la política de austeridad y recortes de Nicolas Sarkozy (2007 - 2012). François Hollande (2012 - 2017) sustituyó una política de «revisión global» del puesto de la función pública por una política de «modernización». Sarkozy suprimió unos 100.000 puestos de funcionarios, durante su mandato presidencial. Macron proyecta suprimir unos 120.000 en el suyo.

La jornada del martes es la primera de una previsible serie, que continuará indefinidamente. Entre 1995 y 2007, durante su doble mandato presidencial, Jacques Chirac intentó en vano reformar el modelo burocrático francés. Sarkozy consumó tímidas reformas. Hollande «aplazó» ese capítulo capital de la economía administrativa francesa. Macron anunció la supresión de 120.000 de los 5.500.000 puestos de funcionarios. Este martes ha comenzado una prueba de fuerza que será larga y dolorosa.