Decenas de personas esperan tras la línea policial en el mercado navideño de Postdam, ahora vacío tras ser evacuado tras detectar un explosivo ya desactivado, en Postdam
Decenas de personas esperan tras la línea policial en el mercado navideño de Postdam, ahora vacío tras ser evacuado tras detectar un explosivo ya desactivado, en Postdam - EFE

Una extorsión a DHL y no terrorismo, el origen del paquete sospechoso hallado en un mercado alemán

El presidente de la Policía de Brandeburgo precisó que dentro del paquete, detonado de forma controlada por la policía, hallaron fragmentos de un código QR que puso al descubierto una carta de extorsión al servicio de paquetería

Actualizado:

Las autoridades alemanas han informado este domingo de que detrás de un paquete sospechoso hallado el viernes en una farmacia próxima a un mercadillo navideño en Postdam se esconde un chantaje millonario contra el servicio de paquetería DHL.

Según precisó el ministro del interior del estado federado de Brandeburgo, Karl-Heinz Schröter, la buena noticia es que se confirma «con práctica seguridad» que el mercadillo no era objetivo de un atentado; la mala, agregó, es que se trata de "un chantaje en perjuicio del servicio de paquetería DHL" por un importe millonario.

En contra de las primeras informaciones, según las cuales el paquete, que contenía un envase cilíndrico con un centenar de clavos, cables y un petardo, no estaba preparado para estallar, los expertos de la Oficina Regional de Investigación Criminal (LKA) apuntan ahora a que «habría sido posible que hubiera podido detonar», señaló.

En este sentido, el ministro afirmó que el autor o autores asumieron con el envío del paquete la posibilidad de que los destinatario resultaran heridos de gravedad o incluso murieran.

Por otra parte, indicó que existe un caso similar de un paquete sospechoso recibido el 6 de noviembre pasado por una empresa de venta por internet de Fráncfort del Oder (este) y precisó que parten de la base de que el autor o los autores actúan en la región de Brandeburgo.

El código QR

El presidente de la Policía de Brandeburgo, Hans-Jürgen Mörke, precisó que dentro del paquete, detonado de forma controlada por la policía, los expertos hallaron fragmentos de un código QR que una vez reconstruido y escaneado puso al descubierto una carta de extorsión.

«Tenemos un escrito de extorsión en el que los autores exigen una suma para abstenerse de enviar en un futuro paquetes similares», precisó el fiscal de Potsdam, Heinrich Junker.

Agregó que a la investigación abierta por intento de provocar una explosión se suma ahora el delito de tentativa grave de extorsión y volvió a reiterar que se descarta un trasfondo terrorista.

Las puertas de todos los mercadillos de esta ciudad próxima a Berlín abrieron ayer con normalidad, aunque se mantiene la fuerte presencia policial.

La detección del paquete sospechoso ocurrió sobre las 16.00 GMT del viernes y, tras avisar el dueño de la farmacia a la policía, se procedió a evacuar el lugar y pedir a los ciudadanos que siguieran las instrucciones de las fuerzas de seguridad.

En paralelo se desplegó en el lugar un fuerte operativo policial, incluidos equipos de artificieros, y se evacuó la zona en un radio de 100 metros alrededor de la farmacia.

Los mercadillos de Navidad abrieron esta semana en toda Alemania bajo reforzadas medidas de seguridad tras el atentado yihadista de hace un año en Berlín, en el que murieron doce personas arrolladas por un camión.

El número de agentes de policía y guardas privados en estas instalaciones se ha multiplicado, así como la disposición de bloques de hormigón y otros elementos físicos para impedir que puedan irrumpir en el mercadillo vehículos pesados.

Entre los mercados abiertos estos días está el de la Breitscheidplatz, en el centro de Berlín, donde el 19 de diciembre de 2016 el tunecino Anis Amri, un peticionario de asilo rechazado, perpetró un atentado con un camión robado.