El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump - AFP

Cinco militares transgénero denuncian el veto de Trump

La demanda pide que la Justicia declare inconstitucional y paralice la orden del presidente de Estados Unidos

WASHINGTONActualizado:

Cinco militares estadounidenses transgénero, incluidos veteranos de guerra de Irak y Afganistán, demandaron este miércoles al presidente, Donald Trump, para tratar de frenar su prohibición a las personas transgénero que sirven en las Fuerzas Armadas.

Tres soldados del Ejército, un piloto de la Fuerza Aérea y un miembro de la Guardia Costera, todos en activo, han presentado una demanda judicial junto al Centro Nacional por los Derechos de las Lesbianas en un tribunal de Washington.

A pesar de que los cargos más altos de su unidad conocen su condición, la denuncia se interpuso bajo el nombre de Jane Doe por temor a posibles represalias, según informó la abogada Jennifer Levi. La Unión Americana de Libertades Civiles prepara también un texto propio.

La demanda pide que la Justicia declare inconstitucional y paralice la orden de Trump y alega que los tuits del presidente, a través de los que anunció la iniciativa, violan los derechos de los miembros del Ejército a la igualdad y la protección legal.

Entre los acusados figuran el presidente, el secretario de Defensa, James Mattis, y otros altos cargos militares como el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford.

En una serie de tuits el 26 de julio, Trump anunció que «el Gobierno de Estados Unidos no aceptará o permitirá que personas transgénero sirvan en ninguna capacidad en el Ejército estadounidense», alegando costes médicos e interrupciones en las unidades.

Se estima que cerca de 250 personas transgénero engrosan las filas del Ejército estadounidense. Muchas tomaron la decisión después de que el Pentágono autorizase su servicio en 2016 tras un estudio de la corporación RAND que esclareció que el coste de su incorporación sería «poco y no tendría un impacto significativo en la operatividad de la unidad».

Dunford indicó que el mandato de Trump no entraría en vigor hasta que no se emita una orden oficial, algo que todavía no ha sucedido. «Entretanto, continuaremos tratando a todo el personal con respeto», declaró.