Internacional

Los candidatos de las elecciones regionales de Brasil ofrecen wi-fi y viagra gratis a cambio de votos

La cuestión violencia es alarmante: solo en este año se han producido 96 delitos de agresiones a políticos. La cifra es superior a la registrada en los años de la dictadura militar en Brasil

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva saluda a seguidores del Partido de los Trabajadores (PT) este viernes en un acto de campaña en apoyo a Fernando Haddad, alcalde de Sao Paulo y candidato a la reelección para las elecciones municipales del próximo 2 de octubre
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva saluda a seguidores del Partido de los Trabajadores (PT) este viernes en un acto de campaña en apoyo a Fernando Haddad, alcalde de Sao Paulo y candidato a la reelección para las elecciones municipales del próximo 2 de octubre - EFE
BERNARDO REBELLO Brasilia - Actualizado: Guardado en:

Las elecciones regionales brasileñas están se llevando a cabo en un ambiente de gran tensión e innovación estratégica por parte de los partidos. Al elevado número de muertes durante la campaña electoral, se suman las originales estrategias políticas que sirven para comprar votos, entre ellas, acceso a internet wi-fi y distribución de viagra gratuitos.

Los funcionarios de la Corte Electoral de Brasil (TRE) son los responsables de la oferta de wi-fi gratis. Los oficiales cayeron en la cuenta de que prometiedo este servicio tendrían mucho éxito,después de que se formase una aglomeración de gente con teléfonos móviles en torno a una farola aislada, en el interior de Río de Janeiro, en la ciudad de Magé. ¿Resultado? El candidato a la alcaldía no dudó en ofrecer el servicio a cambio de votos. Otro caso llamativo fue el de Marcus Guedes (PSDB), candidato a concejal en Ilha do Governador, condado contiguo a la ciudad de Río de Janeiro. Guedes, que también es médico, fue descubierto por agentes distribuyendo viagra junto con sus panfletos políticos a votantes potenciales en su clínica.

Episodios de violencia

La cuestión de la violencia, brutal y explícita, también es alarmante. Solo en este año, según el periódico «Estadão», se han producido 96 delitos de agresiones a políticos. La cifra es superior a la registrada en los años de la dictadura militar en Brasil. Solo en Río de Janeiro, fueron 13 los asesinatos de precandidatos o de personas cercanas a ellos. Los crímenes hacen del año 2016 el más sangriento en la política desde que la Ley de Amnistía de 1979 permitió el regreso de los exiliados políticos brasileños.

Uno de los crímenes más sonados y truculentos fue el del presidente de la reconocida escuela de samba Portela, Marcos Falcón, de 52, suboficial de la policía militar. El candidato fue asesinado con más de una docena de disparos dentro de su comité de campaña, en Madureira, Río de Janeiro.

El ministro de Defensa, Raúl Jungman dijo, ayer, en Brasilia, que el Ejército va estar en 15 estados brasileños, 420 ciudades, durante las elecciones. Los brasileños elegirán el 2 de octubre - con la segunda vuelta prevista para el 30 - a sus alcaldes en un ambiente político marcado por la reciente destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios