Manifestación contra Lula en Sao Paulo, mostrado al exmandatario vestido de presidiario
Manifestación contra Lula en Sao Paulo, mostrado al exmandatario vestido de presidiario - EFE

El 53% de los brasileños, a favor de que Lula vaya a prisión

Aunque el exmandatario sigue figurando en cabeza en la intención de voto para las presidenciales, el 51% no quiere que se presente a las elecciones

SAO PAULOActualizado:

La mayoría de los brasileños está a favor de que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva vaya a prisión, con opiniones divididas sobre si debería ser candidato en las presidenciales de octubre, según un sondeo publicado este jueves.

Un 53 por ciento de los entrevistados está a favor de que el exmandatario vaya a la cárcel, mientras que un 44 por ciento considera que no debe ir a prisión, según la encuesta realizada por Datafolha y publicada por el diario «Folha de S.Paulo».

El sondeo también muestra que un 51 por ciento estima que Lula no debería presentarse a las presidenciales de octubre, frente a un 47 por ciento que defienden su candidatura.

Lula sigue figurando en cabeza en la intención de voto pese a haber sido condenado en segunda instancia, mientras que en un escenario en que él no participe el diputado Jair Bolsonaro sería el favorito, según desveló otro sondeo de Datafolha publicado por el mismo diario el miércoles.

Además, cuatro serían los candidatos que se disputan un lugar para una eventual segunda vuelta. Según el sondeo, Lula tiene el 37 por ciento de la intención de voto, frente al 16 por ciento de Bolsonaro y el 7 por ciento tanto para el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, como para el exministro Ciro Gomes, en uno de los escenarios.

Sin Lula, Bolsonaro lidera con un 18 por ciento de la intención de voto, mientras que la exministra Marina Silva cuenta con un 13 por ciento. Gomes tendría un 10 por ciento y el presentador de televisión Luciano Huck recibiría un 8 por ciento, empatado con Alckmin.

Un tribunal de apelaciones ratificó la semana pasada la condena contra Lula por cargos de corrupción y amplió a doce años y un mes la pena, tras lo cual el expresidente ha visto confiscado su pasaporte, lo que le impide abandonar el país.