INSTAGRAM

El nuevo ático de Chiara Ferragni, ni comprado ni alquilado: vivienda a cambio de publicidad

Según diversos medios italianos, la bloguera ha cambiado su piso de 240 metros cuadrados de Milán por otro un poco más espacioso por el que la constructora solo le ha pedido visibilidad

MADRIDActualizado:

Cenas, viajes, ropa... Parece que un influencer puede adquirir todo eso y más gratis gracias a sus seguidores y su status en las redes sociales. Y es que, aunque hay empresarios que empiezan a parar los pies a los jóvenes que solicitan «colaboraciones» presetando una nómina de seguidores, parece que a Chiara Ferragni su nuevo piso le va a costar el trabajo de subir varias fotos a Instagram.

Según diversos medios italianos como la revista «Oggi», la bloguera se mudará próximamente a un nuevo ático de lujo en Milán, donde ya residía en un dúplex de 240 metros cuadrados en la zona más exclusiva de la ciudad. Chiara ya está compartiendo en Instagram las imágenes de su nuevo hogar, un piso más espacioso y con mejores vistas que ni ha comprado ni ha alquilado: le han cedido a cambio de publicidad.

Una publicación compartida de Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el

Lo cierto es que la italiana está en una época de cambios. Este 2018 se casará con el rapero Fedez tras el nacimiento de su primer hijo, Leo. A los cambios personales ha sumado los profesionales -nuevas oficinas para su empresa, «The Blond Salad», en Milán- y los habitacionales.

Una publicación compartida de Fedez (@fedez) el

Fedez y Ferragni viven en la casa de la bloguera en Los Ángeles, un chalet de una sola planta con piscina que podrían cambiar próximamente por una casa en una zona un poco más exclusiva de la ciudad californiana. La pareja subió a Instagram varios vídeos y fotos visitando el que podría ser, según sus seguidores, su próximo hogar en Estados Unidos.

Así las cosas, además de estar inmersa en la organización de una boda con un hijo recién nacido en brazos, parece que la italiana se está encargando de dos mudanzas a la vez, cada una en un lado del océano Atlántico. Parece que, como reza su lema, «the blond salad never stops».