Josu Erkoreka (i), Íñigo Urkullu (c) y Borja Sémper
Josu Erkoreka (i), Íñigo Urkullu (c) y Borja Sémper - EFE

El lendakari asegura que no se sentará «a esperar» el «choque de trenes» entre Cataluña y el Estado

Íñigo Urkullu reitera su disposición a mediar en el conflicto territorial

BilbaoActualizado:

El debate catalán ha vuelto a estar presente este viernes en el Parlamento vasco, donde el lendakari, Íñigo Urkullu, ha reiterado su disposición a actuar como mediador en el conflicto territorial. El jefe del Gobierno autonómico ha afirmado que no tiene intención de «esperar sentado» a que se produzca «un choque y un descarrilamiento de trenes» entre la Generalitat y el Estado, y ha emplazado a ambas administraciones a «buscar vías de solución desde el realismo y la voluntad de acuerdo».

Durante la primera sesión de control del curso político, el dirigente nacionalista ha abogado por «buscar una solución pactada» tanto para Cataluña como para el País Vasco, territorios que a su parecer buscan la «libre determinación» ejercida de manera legal: «El Estado debe asumir con realismo que esta aspiración es real», ha asegurado el lendakari, que ha añadido que la llamada «vía vasca» no está predeterminada y todavía «no tiene un final escrito».

Asimismo, Urkullu ha lanzado un mensaje de apoyo a «todos los catalanes» que acudieron a votar en el referéndum ilegal del pasado domingo: «Euskadi siempre con Cataluña –ha manifestado–. Hay un deseo de diálogo, acuerdo y de solución pactada para toda Cataluña, y si fuera requerida, mediación. Esta posición responde al deseo de la inmensa mayoría de la sociedad vasca».

Viaje a Canadá

A petición de Podemos, el jefe del Ejecutivo vasco se ha referido también a la visita que tiene previsto realizar próximamente a Canadá, cuya «ley de claridad», que permite fijar cauces bilaterales para ejercer el derecho a decidir en Quebec, es un «modelo inspirador» para su gabinete que le gustaría conocer de primera mano: «El Tribunal Supremo de Canadá emitió un dictamen para evitar un conflicto territorial», ha puntualizado Urkullu, que, a pesar de todo, ha insistido en que el País Vasco sigue su «propia vía».

El proceso que quiere emprender el lendakari pasa, una vez más, por la transferencia de las competencias a las que hace referencia el Estatuto de Guernica y que espera que se hagan realidad en la mayor brevedad de tiempo posible. En este sentido, el dirigente nacionalista ha ahondado en que la «bilateralidad» es la fórmula más eficiente para alcanzar acuerdos con el Gobierno estatal. De hecho, ha sostenido que es el «único camino para garantizar el bienestar y el futuro de la sociedad vasca».