El Teleférico de Madrid
El Teleférico de Madrid - JOSÉ RAMÓN LADRA

El Teleférico de Carmena fracasa: los mécanicos hacen de taquilleros por la falta de personal

Los sindicatos denuncian que la atracción ha estado cerrada 100 días y solo 26 abierta desde su remunicipalización

MADRIDActualizado:

El Teleférico madrileño se ha atascado desde que el Gobierno de Manuela Carmena se hizo con sus mandos a principios de año. El 31 de diciembre pasado culminaba la concesión con Parques Reunidos y el Ayuntamiento decidió no renovar el contrato. De su gestión se encarga ahora la Empresa Municipal de Transportes (EMT), una nueva tarea asumida que, como el servicio público de la bicicleta, Bicimad, nada tiene que ver con su experiencia.

Ahora Madrid tenía o tiene grandes planes para este emblema de la capital, difícilmente realizables en lo que queda de mandato: aumentar el número de cabinas, incorporar nuevas paradas en la zona de Batán, integrarlo en el abono de transportes, remozar la zona de la Casa de Campo donde se instala el restaurante... Pero hasta hoy, la inactividad es la que predomina en la instalación de Pintor Rosales.

El Teleférico reabrió en Semana Santa. Desde que pasó a manos municipales ha permanecido cerrado cien días frente a los 26 que se ha abierto. No hay personal suficiente. Las jornadas que ha funcionado el sistema bicable entre semana sólo han podido ponerse en marcha una treintena de cabinas de las 80 que tiene. Los fines de semana y festivos están operando sólo unas 60. No se da abasto para atender más.

Tres versiones diferentes

Desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Inés Sabanés, informan de que la apertura ha sido parcial hasta el momento porque la EMT está llevando a cabo «una auditoría en profundidad del estado de las instalaciones para garantizar la máxima calidad, más allá de los requisitos legales exigidos». Desde la EMT dicen que el motivo del cierre es debido a que es «temporada baja». El sindicato Comisiones Obreras sostiene otra versión diferente: la falta de personal, una evidencia al desplazarse al lugar.

Cuando el Consistorio se quedó con la instalación absorbió a los 17 trabajadores que había. Sólo cuatro de ellos se encargaban de las labores mecánicas y motoras. En muchas ocasiones, como trasladan desde el sindicato CSIT-UP de la EMT, estos profesionales tienen que suplir las tareas de recepción de público, una labor que no les corresponde, pero que es necesaria debido a los picos de demanda de personal por la afluencia de público.

El 17 de abril, los empleados del Teleférico transmitieron a Comisiones Obreras los problemas que tienen tras la visita del comité de seguridad y salud a las instalaciones. Por un lado, la limpieza del lugar era definida como «lamentable». Según denuncian en un comunicado interno fechado a 24 de abril, «todavía no se ha contratado a personal que se encargue de esas funciones». «Los aseos públicos se encuentran en pésimas condiciones por la misma razón y las instalaciones de megafonía en general, incluidas las cabinas, están muy deterioradas», señalan en el escrito. Basta con hacer un viaje en sus habitáculos: huele a orín.

Los representantes sindicales subrayan la necesidad de abordar «medidas urgentes», como la ampliación de plantilla para dar un servicio «con las mejores garantías de seguridad para los trabajadores y los viajeros». Necesitan, según sus cálculos, duplicar el número de empleados actuales y exigen que se contraten de la plantilla de la EMT (8.700). Piden al Ayuntamiento que se «olvide» de «utilizar» a los empleados para «hacer todo tipo de funciones, clarificar las jornadas de trabajo, los libres y las vacaciones».

«Esperamos que antes de abrir a pleno rendimiento se efectúe la auditoría y que haya llegado el personal necesario para dar mejor servicio de que se está dando en la actualidad. De lo contrario, tomaremos todas las medidas que estén a nuestro alcance».

Carencias en los «parkings»

El secretario general de la sección sindical de CCOO en la EMT, Alberto Blanco, manifiesta que el Gobierno municipal es receptivo. «Sólo se ha continuado con la gente de mantenimiento, pero falta, por ejemplo, el personal que había en las cafeterías. En la EMT no tenemos ni idea de cómo se gestiona el Teleférico, pero no nos vale lo que había antes: contratos a media jornada o de dos horas», destaca Blanco.

Desde el Ayuntamiento garantizan que la atracción estará abierta 15 días de mayo, que coinciden con los dos puentes y los fines de semana. A partir de junio, dicen, se abrirá siempre.

El refuerzo de personal, indica CCOO, también es necesario en los aparcamientos públicos que ha municipalizado Ahora Madrid para estrechar el cerco al vehículo privado: el de Plaza de España (800 plazas), que recuperó en marzo; el de Montalbán (275), en julio, y el próximo en arrebatar a la empresa privada, el de la Plaza Mayor, que pretende cerrar completamente al público para ofrecer sus 694 plazas a los residentes del distrito de Centro.