Sede de la «Ingobernable», en el Museo Ambasz
Sede de la «Ingobernable», en el Museo Ambasz - MAYA BALANYA

La salvación de la «Ingobernable»: el texto de Ahora Madrid que legaliza la okupación de edificios

La alcaldesa redacta una ordenanza que prevé entregar inmuebles a quien los recupere en beneficio de la comunidad

Actualizado:

Los okupas de «La Ingobernable», antiguo Patio Maravillas, llevan un año «afincados» en el edificio de titularidad municipal de la calle Gobernador, 39, esquina con Paseo del Prado, 30. El Ayuntamiento mantiene un convenio de donación gratuita con la Fundación Ambasz –que dejó firmado antes de irse Ana Botella por una duración de 75 años– para que el inmueble se convierta en un templo de arquitectura y urbanismo. La idea no ha gustado nunca a Ahora Madrid y, mientras trata de dinamitar ese pacto, mantiene a los okupas postergando su desalojo. La nueva fecha fijada para recuperar el bloque es el 6 de junio, pero la aprobación de la nueva ordenanza puede consentir su permanencia de forma justificada.

Según el artículo 17 de la norma, que se refiere a actividades de conservación, regeneración y rehabilitación, explica que se considera una función de cooperación público-social cuando se regeneren bienes muebles o inmuebles «en estado de abandono total o parcial, que permitan su recuperación para el disfrute del conjunto de la vecindad o para destinarlos a usos públicos».

«La Ingobernable» colonizó en mayo de 2017 el inmueble bajo sus principios de anticapitalismo. El proyecto de Ambasz que fijó el anterior equipo de Gobierno lo consideraban «una inversión multimillonaria que ahondaría aún más en la especulación y el capitalismo de amiguetes». Ellos, defienden, lo «liberaron» «para ponerlo al servicio de lo común». Hoy, en esta instalación que esquiva cualquier tipo obligación fiscal, pese a que en su interior funciona una cafetería donde se venden productos, se imparten cursos y talleres como boxeo, lenguaje de signos, yoga, inglés... actividades, supuestamente gratuitas, para quien quiera apuntarse.