Un bombero interviene en una incendio en una vivienda
Un bombero interviene en una incendio en una vivienda - EFE

Admite que quiso quemar su edificio: «Estaba de borrachera y no me acuerdo de nada»

Abrió la salida de gas de una bombona, cerró todas las ventanas del inmueble y dejó encendidas una estufa y una vela para alimentar la deflagración; después abandonó la vivienda

Actualizado:

Un hombre ha aceptado este jueves una pena de cinco años de prisión tras reconocer haber prendido fuego al piso de alquiler en el que vivía en Ferrol y después de que las partes alcanzasen un acuerdo de conformidad. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña había señalado la celebración del juicio contra este hombre, para quien la Fiscalía solicitaba inicialmente siete años y medio de cárcel por un delito de incendio en grado de tentativa. «Estaba de borrachera y no me acuerdo de nada», ha respondido el acusado al ser preguntado por el tribunal en relación a los hechos que se produjeron en la mañana del 24 de marzo del año pasado, y de los que reconoció su autoría.

A la salida de la Audiencia, la hermana del acusado ha querido «pedir perdón» a los vecinos por lo ocurrido. «Mi hermano está enfermo», ha dicho esta mujer, que pide que sea internado en un centro psiquiátrico.

En aquella fecha, según recoge el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso Ep, el hombre, que vivía en la vivienda en régimen de alquiler desde 2013, «guiado del ánimo de prenderle fuego, y a sabiendas del riesgo que con tal actuación generaba para el resto de vecinos del inmueble que se encontraban en sus viviendas, cerró todas las ventanas del piso». Después, según el escrito de calificación, «colocó una bombona de butano en la cocina a la que cortó la manguera de conexión, dejando que el gas saliera hacia el exterior».

Los bomberos evitaron la deflagración

También dejó encendidas, en el salón, situado en el extremo opuesto a la cocina, una estufa eléctrica y, en un cajón de un mueble abierto, una vela de cera, «con el fin de que, cuando el gas butano descendiese a ras de suelo y entrase en contacto con los elementos incandescentes, se produjese una explosión», sostiene la Fiscalía. Posteriormente, abandonó el lugar para no ser alcanzado por la deflagración, que finalmente no llegó a producirse por la intervención de los Bomberos de Ferrol.