Para crear el Instituto Valenciano de Memoria Democrática se han consignado 428.720 euros
Para crear el Instituto Valenciano de Memoria Democrática se han consignado 428.720 euros - Juan Carlos Soler
Político

La «memoria democrática» les costará este año a los valencianos un millón de euros

Las cuentas de Ximo Puig reservan más de 400.000 euros para crear el Instituto Valenciano de Memoria Democrática

Actualizado:

La «memoria democrática», denominación oficial que da la Generalitat valenciana a sus políticas de la Memoria Histórica, le costará este año a la Comunidad autónoma alrededor de un millón de euros. Es la suma de las múltiples partidas reservadas a tal fin en las cuentas elaboradas por el Gobierno regional que preside el socialista Ximo Puig (PSPV)en coalición con Compromís.

Puig fue aupado a la presidencia de la Generalitat valenciana tras las elecciones de 2015, gracias a la alianza trabada con Compromís y con Podemos, partido este último que avaló la investidura desde las Cortes regionales. Desde el primer momento, aquel pacto de izquierdas se sustanció en la aparición de unas crecientes partidas de gasto ligadas a la «memoria democrática», estrategia abanderada por grupos y colectivos de izquierdas.

El propio organigrama de la Generalitat se reajustó a tal fin. Así nació la Dirección General de Reformas Democráticas, en la que se incardinó -entre otros cometidos- el despliegue de las políticas de Memoria Histórica.

En el primer año completo de legislatura de Ximo Puig, en 2016, las partidas presupuestarias que esa Dirección General reservó a la «memoria democrática valenciana» fueron reducidas, unas decenas de miles de euros. Pero en 2017 se multiplicaron esas consignaciones presupuestarias, y este 2018 dichas partidas vuelven a dispararse en las cuentas preparadas por el Ejecutivo del PSPV y Compromís.

Este fuerte incremento del gasto público en Memoria Histórica está avalado por la Ley Valenciana de Memoria Democrática que vio la luz hace unos meses, y que regula diversos aspectos que conllevan costes directos. Por ejemplo, la creación del Instituto Valenciano de Memoria Democrática, los Derechos Humanos y las Libertades Públicas, un ente público de nueva creación para el que el Gobierno de Ximo Puig ha reservado 408.720 euros este año, a fin de constituirlo y de dotarlo de los medios humanos y materiales necesarias para que eche a andar. Además, para amueblar sus dependencias ha consginado otra partida de 20.000 euros en los presupuestos autonómicos de este año.

Asimismo, para subvencionar actividades sobre la «memoria democrática valenciana» ha reservado 240.000 euros a repartir entre ayuntamientos y mancomunidades, y 90.000 euros para entidades y asociaciones.

Otros 60.000 euros se irán en financiar la Cátedra Interuniversitaria de Memoria Democrática de la Comunidad Valenciana -universidades de Valencia, de Alicante y Jaume I- y 3.000 euros para el «Premio Memoria Democrática Valenciana Miguel Hernández», galardón de nueva creación que va dirigido a «premiar trabajos de investigación en relación con la memoria democrática valenciana».

Además, la Memoria Histórica se desliza igualmente entre las encomiendas por las que la Generalitat subvencionará con 150.000 euros a las universidades y con 30.000 euros al Consejo Valenciano de Colegios de Abogados. Estos acuerdos contemplan la realización de jorandas, cursos y becas en materia de «memoria democrática valenciana», además de en «derechos y libertades, reformas democráticas y derecho electoral».