Alberto Caparrós - CRÓNICAS SABÁTICAS

A Francisco Pons

«Su legado como padre de familia, empresario y representante de la sociedad civil valenciana resultará imborrable»

Alberto Caparrós
VALENCIAActualizado:

Después de dos semanas dando descanso a las «Crónicas Sabáticas», en los últimos días los apuntes para el primer artículo semanal del año recién estrenado se debatían entre las subvenciones de la Generalitat para los medios de comunicación que publican informaciones en valenciano (aprovecho para dejar claro que ABC no está en ningún «extremo» y que solo se alinea con la Constitución y el Estatuto de Autonomía) y la enésima salida de tono de Compromís, en esta ocasión a cuenta del premio a la Convivencia de la Fundación Manuel Broseta que recibirá este lunes Societat Civil Catalana en una ceremonia en el Palau de la Generalitat presidida por el jefe del Consell, Ximo Puig.

Una llamada a primera hora del sábado lo cambia todo. Ha muerto Francisco Pons Alcoy (Beniparrell, 30 de junio de 1942-Valencia, 12 de enero de 2018). Antes de ponerme a escribir sobre la figura de Paco Pons he sentido la necesidad de acudir a despedirme del que fue mi amigo y darle el pésame en persona a su viuda. Porque más allá de un gran empresario y un directivo de primer nivel, Paco fue un hombre de familia. De una gran familia a la que supo inculcar sus valores.

«Todos los días hay que trabajar, y mucho». Cuando tuve el honor de recopilar en un libro las lecciones de los empresarios valencianos líderes en la primera edición del curso «15X15» de Edem junto a mi compañera Rosa Biot pude constatar en primer persona las claves qe condujeron a Pons al éxito: «El desarrollo permanente, la adaptación y anticipación, junto a una vida personal intensa y discreta».

Imagen de Francisco Pons durante una entrevista con ABC tomada en diciembre de 2009
Imagen de Francisco Pons durante una entrevista con ABC tomada en diciembre de 2009-ROBER SOLSONA

De esa forma, sin hacer ruido, se marchó Paco Pons la madrugada de este sábado. Nunca elevó el tono, como en los ocho años que presidió la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), pero su mensaje en defensa de los intereses de su tierra y de la sociedad civil caló hondo. Paco Pons era un hombre respetado y respetuoso. Un directivo de la economía social que situó a su empresa familiar entre las grandes firmas de la alimentación en España. Que supo anticipar los riesgos y aprovechar las oportunidades. Que admitió los errores y aprendió de ellos.

Hablé con Paco Pons por última vez el 30 de octubre en la Lonja de Mercaderes de Valencia. Allí estaba, ya castigado de forma irremediable por la maldita enfermedad que se lo ha llevado, pero siempre al pie del cañón, en aquel caso como miembro del jurado de los Premios Jaime I. Y con una sonrisa en el semblante. La procesión iría por dentro, pero Paco Pons trasmitía positividad y energía. Este domingo le daremos el último adiós, pero su legado como padre de familia, empresario y representante de la sociedad civil valenciana resultará imborrable.

Bon viatge, amic.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós