Antonio Estañ, en el edificio de los grupos parlamentarios de las Cortes Valencianas
Antonio Estañ, en el edificio de los grupos parlamentarios de las Cortes Valencianas - MIKEL PONCE
Entrevista

Antonio Estañ: «Si el proyecto común que representa el Botànic no se sigue valoraríamos una ruptura»

El líder de Podemos en la Comunidad Valenciana señala que no se siente «en ningún polo de atracción» hacia Mónica Oltra ante la posibilidad de llegar a un pacto electoral

VALENCIAActualizado:

Antonio Estañ ya prepara las próximas reivindicaciones al Consell en un año en el que Podemos no parece tener intención alguna de rebajar el tono contra PSPV y Compromís. «No podemos dejar que sea un año de políticas congeladas», señala. Una labor de presión como portavoz en las Cortes Valencianas que tendrá que compaginar con su liderazgo orgánico para desarrollar todo el proceso que decida sobre las confluencias de cara a las elecciones de 2019.

El barómetro de la Generalitat no les deja en muy buen lugar ni en cercanía ideológica (7,7%) ni como defensores de los intereses valencianos (3,8%). ¿Cree que se debe a que no forman parte del Consell?

Del barómetro nos preocupa especialmente el desconocimiento sobre quién gobierna y cómo se percibe la situación en relación al Empleo, la Sanidad y los Servicios sociales. Creemos que esos problemas han de introducirse en la agenda política. En cuanto a nosotros, más que con el hecho de estar dentro o fuera creo que tiene que ver con que somos un partido nuevo. Además, el estudio iba a un tipo de población más mayor que joven y eso también penaliza. Tenemos que trabajar para que esos temas que la sociedad valenciana considera que no han mejorado estén en el centro de nuestra acción.

Cada vez van añadiendo más presión al Consell y eso se ve tanto en las iniciativas como en las preguntas y las manifestaciones públicas. ¿Se llegará a un momento de desentendimiento pleno antes de las elecciones? Parece que aprietan, pero al final todo se queda en un susto.

Yo creo que la presión sí que ha llegado a algo real, que es tratar de llevar al Consell a determinadas políticas que en el día a día de la gestión no realizan por sí mismos. El objetivo no es romper o no romper, sino que no se queden cortas. Ahora se está viviendo la situación de lo que queda de legislatura en clave muy preelectoral, por lo que en lo que estamos tratando de insistir es en que queda mucho trabajo y que no queremos un año de gestión congelada. La presión irá enfocada a los problemas que todavía quedan por solucionar. Por ejemplo, se da por hecho que los presupuestos del próximo año no van a salir cuando nosotros queremos que salgan.

¿En esa contienda electoral no se puede entonces producir un distanciamiento absoluto?

Si se llega no puede ser por una cuestión electoral, debe darse porque el proyecto común que representa el Botànic no se está siguiendo o no se hace lo suficientemente rápido. Ahí es donde valoraríamos una ruptura.

¿Y por qué cuestión concreta podrían valorar esa ruptura?

En temas relacionados con el modelo productivo no se está viendo un avance y siempre que hemos hecho una propuesta concreta parece que se supedita a no generar un conflicto. Un ejemplo es el tema del Turismo. Pensamos que necesitamos ir a un modelo que sea sostenible social y ambientalmente y no vemos que se estén dando muchos pasos en esa dirección porque pesan las inercias. En el Urbanismo igual. Ahora que estaremos con la ley de Turismo o con la Lotup, veremos qué ocurre. Si no se avanza es donde podríamos plantearnos otras acciones.

El líder de Podemos en la Comunidad Valenciana, en un momento de la entrevista
El líder de Podemos en la Comunidad Valenciana, en un momento de la entrevista - MIKEL PONCE

La tasa turística se ha desterrado para esta legislatura. ¿Se refieren a ella?

No tanto a una medida concreta como la tasa turística, sino a más: cómo le ponemos un filtro a los apartamentos turísticos, cómo hacemos políticas de vivienda para que no suban los precios, cómo legislamos sobre cambio climático... la clave es que haya al menos una visión de avanzar en una modificación del modelo turístico que no pasa necesariamente por la tasa pese a que era muy positiva.

¿Qué grandes iniciativas pretenden liderar este año después de que se hayan desechado precisamente cuestiones como la tasa turística o el SDDR?

Queda mucho campo sobre todo en empleo vía innovación y vía Servef. Ya hemos pedido la comparecencia de Enric Nomdedéu porque no se ha visto que haya resultado. También queremos desarrollar un plan de transición energética porque vemos que ha habido un espacio muy interesante en esta Comunidad en el que no se ha hecho nada, como el parque eólico, el sector renovables... realizaremos una propuesta en ese sentido vinculada a varias leyes. Otra cosa en la que queremos trabajar es en las listas de espera. Todo ello aparte de muchas de las cuestiones que metimos en los presupuestos, como las horas extraescolares, las escuelas infantiles de 0 a 3 años o el alquiler social en vivienda.

¿Pensaba usted que algún día llegaría a acuerdos con un PPCV calificado de «antisistema» por el PSPV?

En los presupuestos, el PP trató de jugar a las contradicciones que nosotros podíamos generarle al Consell, pero no apoyamos iniciativas suyas. La de no aceptar una subida del sueldo de altos cargos ya dijimos desde el principio que estábamos de acuerdo y en la de retirar la subvención directa de Air Nostrum también, pero ellos lo vincularon a una nueva forma nominativa que no compartíamos. En cuanto a la Agencia de Cambio Climático, ojalá nos la hubiera votado el Consell. Mi impresión es que se magnifica un poco por la pinza de los 90, cuando el mapa ahora es totalmente distinto y en ese momento había un contexto de bipartidismo muy fuerte. Además, creo que tiene que ver con la falta de proyecto del PP, que ha ido dando tumbos en temas como las subvenciones a la patronal.

¿En qué punto se encuentran las negociaciones para replantear las subvenciones a patronal y sindicatos?

No tardaremos mucho en registrar la propuesta alternativa. Lo que queremos hacer es democratizar la participación y sobre todo abrir la definición de la ley. En la práctica es una norma de financiación, por lo que plantearemos ampliarla no sólo a sindicatos -que son fundamentales y estamos de acuerdo en que haya una mayor distribución de las ayudas-, sino por ejemplo a asociaciones vecinales. Que participen en la redacción de planes generales. Lo que no tiene sentido es que el PP reniege de su propia ley, pero bueno, todo el mundo puede reformarse.

El también portavoz de Podemos en las Cortes Valencianas atiende a ABC
El también portavoz de Podemos en las Cortes Valencianas atiende a ABC - MIKEL PONCE

¿Buscarían un acuerdo con ellos?

La cuestión es qué se pretende hacer con esa ley. Si se formula simplemente para buscar contradicciones en Compromís y PSPV o se hace para solucionar la situación.

¿Qué cree que ha fallado para que la plantilla de À Punt vaya a estar compuesta en su amplia mayoría por extrabajadores?

Con la cuestión de la radiotelevisión se trataba de conciliar tres cuestiones: el respeto a los derechos laborales de los extrabajadores y reconoer esa experiencia; hacer la mejor televisión posible dando opción a nuevas incorporaciones; y asegurar la independencia del Consell Rector. Se está viendo que la segunda está fallando como consecuencia de los baremos porque las cifras son claras. Nosotros lo que hicimos fue un reconocimiento de lo obvio. Habrá que ver cómo, sin comprometer la independencia del Consell Rector, podemos rectificar eso.

¿A través de la ley de Función Pública?

Puede ser una opción. Lo estamos estudiando porque va a llegar a debate en las Cortes. Nos da ese campo para medir cuál es el porcentaje de méritos y experiencia para los procesos de selección, pero si se aborda una cuestión general en esa norma tiene muchas consecuencias. Igual para solucionar una situación concreta se empeoran el resto de sectores, por lo que hay que ver cómo lo hacemos.

«Que la plantilla de À Punt esté compuesta en su mayoría por extrabajadores es algo que hay que solucionar sí o sí»

¿Alguna otra vía?

La otra sería tratar de dar directrices más concretas al Consell Rector, pero ya entramos en que el modelo que se ha querido seguir es el de alejarlo de la intervención política. Aun así, es algo que hay que solucionar sí o sí.

Su partido lideró la propuesta de que la ley incluyera la prioridad a los extrabajadores.

Sí, pero creo que eso era un sentir general. Igual se podría haber hecho de otra forma, pero hasta la Unió de Periodistes estaba de acuerdo con que esa experiencia se evaluara. La ley la votaron casi todos los partidos y también respondía en cierto modo al cierre traumático de RTVV. Seguimos estando satisfechos con el trabajo que se ha hecho, pero a tenor de las consecuencias hay que buscar una solución.

¿No se han dado cuenta demasiado tarde de ellas?

La cuestión tiene que ver con asumir que algo no sale bien. Cuando se conocieron las cifras, nos hubiéramos engañado a nosotros mismos si no salimos a reconocer el error. ¿Que podría haberse dicho antes? También había muchas cuestiones encima de la mesa como el recurso o las conversaciones con los sindicatos. Aunque haya llegado tarde, ha servido para que se plantee como algo que es necesario solucionar.

«Sé que la posibilidad de que Julià Álvaro acabe en Podemos puede tener lógica, pero lo que determina los puestos son las primarias»

¿Puede Julià Álvaro acabar en Podemos?

Si se presenta a unas primarias y sale votado sí. Como cualquier persona. Pero no se ha pensado en nada más. Sé que esta posibilidad puede tener lógica porque Equo va con nosotros a nivel estatal, pero aquí lo que determina quién ocupa puestos son las primarias.

¿Puede tener cabida un sector dels Verds?

Pueden tener cabida sectores que defiendan las políticas en las que estamos comprometidos, pero no ha habido ningún contacto.

¿Hay plazos para el desarrollo de la auditoría ciudadana?

Desde la última comisión de seguimiento del Pacte del Botànic no hemos notado por parte del Consell mucha iniciativa. Les plantearemos lo antes posible nuestra propuesta.

¿Ya han iniciado el debate sobre posibles confluencias en el seno del partido?

Es un debate que no se ha llegado a abandonar, pero lo que nos preocupa ahora es cómo lo abrimos a la militancia y a la ciudadanía y de forma que el objetivo sea que lo que se haga con otros partidos vaya en pro de sumar a la mayor cantidad de gente posible. Que no esté visto desde la óptica partidista de Podemos. Estamos viendo cómo aclarar el marco.

¿El marco de la consulta?

Sí, y de todo. Cronograma, partes...

¿Qué tiempos calcula que puede haber para tomar una decisión?

No lo sabemos porque la cuestión más compleja es la local. Cómo dar autonomía local y a la vez instrumentos para que puedan tener este debate. No se demorará mucho, pero no lo hemos concretado en el Consejo Ciudadano.

¿Lo condicionan a los procesos internos locales?

Es lógico que los órganos resultantes de esos procesos internos sean los que lo piloten. No obstante, aunque ahora no haya órganos formales como antes, sigue existiendo la asamblea. En caso de no llegar, la consulta podría realizarse igual.

¿Tienen pensado establecer contactos formales con Esquerra Unida una vez renueven su dirección a finales de mes?

Más que ir dirigido a partidos concretos, tenemos que tratar de consolidar un espacio donde hacer política que sume e ilusione. Es evidente con algunas fuerzas será más fácil porque o bien ya hemos concurrido electoralmente o incluso forman parte del grupo parlamentario a nivel estatal.

¿Se trata entonces de una posibilidad cercana ese acuerdo con EU?

Nuestra mano está tendida pero es muy pronto.

¿Ven más lejana la de Compromís?

Depende de muchos factores. Para nosotros lo determinante es un programa de cambio y capacidad para ilusionar a la gente. Eso implica centrarnos en el cómo, no en una suma de siglas dos días antes de las elecciones.

Para eso hace falta tiempo...

Queda un año, por lo que sí, tiene que ser prácticamente ya.

Antonio Estañ, durante la entrevista
Antonio Estañ, durante la entrevista - MIKEL PONCE

¿Cree que habrá un intento de acercamiento de Mónica Oltra?

De momento no me he sentido en ningún polo de atracción.

¿Celebrarán primarias internas en todas las grandes ciudades de la Comunidad?

Sí, es nuestro objetivo que sea cuanto antes llegando a la mayor parte de municipios. Hay requisitos como que sean órganos representativos reales.

¿Adelantarán o retrasarán las de Valencia ciudad?

Estamos tratando de que todos los procesos internos locales se den al mismo tiempo. Quien lo marcará será la organización estatal. Nosotros ya hemos hecho la propuesta para que se abra. En el caso de Valencia sólo falta dar la fecha.

¿Será con toda seguridad antes de verano?

Espero que sí.

¿Cómo reencauzarán la marca para 2019?

València en Comú ha tenido cuestiones mejorables. Pese a todo, ha ido bastante bien en las políticas realizadas. Las posiciones dentro del Ayuntamiento han ido oscilando y ahora hay una mayor presencia de Podemos y la portavocía la ostenta María Oliver. Habrá que ver cuál es la mejor forma de concurrir a las municipales, pero respetaremos la autonomía local.

Pero la repetición de marca es complicada.

Mi opinión es que sí, pero no me corresponderá a mí decidir.

¿Está satisfecho con la independencia de Podemos en la Comunidad Valenciana respecto de Madrid?

En el contexto político que nos tocaba ahora teníamos que incidir en ella. Se están dando pasos, pero nos gustaría ver más porque facilitaría la construcción de la organización interna y porque ayudaría a que fuéramos más ágiles en los procesoscuando nuestro objetivo son las elecciones autonómicas y municipales. En una de las demandas que teníamos, que era el acceso a censo, sí que se está avanzando.