Los manifestantes han recorrido el centro de Barcelona
Los manifestantes han recorrido el centro de Barcelona - AFP

Miles de personas salen a la calle en Barcelona por unas pensiones dignas

Los manifestantes rechazan el incremento del 0,25 % de las pensiones para este 2018 y denuncian el empobrecimiento de los pensionistas

BARCELONAActualizado:

Cerca de 30.000 personas, según la Guardia Urbana, han vuelto a salir hoy a la calle en Barcelona para exigir unas pensiones dignas, su revalorización conforme al IPC y la defensa del sistema público de pensiones.

La manifestación, impulsada por la Marea Pensionista de Cataluña con el apoyo de los sindicatos CCOO y UGT, ha arrancado poco después de las 11:00 horas de la Plaça Urquinanona y discurrirá hasta la Delegación del Gobierno en Cataluña, en la calle Mallorca, donde se leerá un manifiesto contra las políticas sociales de los últimos gobiernos.

Los manifestantes, entre ellos también muchas personas jóvenes, rechazan el incremento del 0,25 % de las pensiones para este 2018 y denuncian el empobrecimiento de los pensionistas, teniendo en cuenta que la economía española ha crecido un 3 % en el último año y que los precios lo han hecho más de un 1 %.

Además de Barcelona, los pensionistas también se han movilizado en defensa de sus derechos en otras ciudades catalanas como Tarragona, Lleida, Girona, Tortosa (Tarragona), Reus (Tarragona) o Granollers (Barcelona), informa Efe.

Miquel Iceta (PSC) atiende a los medios durante la manifestación
Miquel Iceta (PSC) atiende a los medios durante la manifestación-EP

En Barcelona, bajo el lema «No al pacto de Toledo», los manifestantes han lanzado consigas contra el Gobierno de Mariano Rajoy y han defendido la convocatoria de una huelga general, siguiendo el camino marcado por el movimiento feminista.

Los líderes de CCOO y UGT de Cataluña, Javier Pacheco y Camil Ros, respectivamente, han destacado que esta movilización «va más allá de los pensionistas y los jubilados», ya que está en juego el futuro del sistema de pensiones, y han reclamado la derogación de la reforma laboral impulsada por el PP para garantizar los ingresos que necesitan las arcas de la Seguridad Social.

En declaraciones a los periodistas, el portavoz de la Marea Pensionista, Domiciano Sandoval, ha dicho que estas movilizaciones, que hoy se llevan a cabo en toda España, son «la demostración más palpable del fracaso del Gobierno», que ha de revalorizar urgentemente las pensiones, y ha recalcado que esta es una lucha «que nos incumbe a todos».

«Vamos a luchar por nuestro futuro, por el de nuestras pensiones, por nuestros abuelos, que es también luchar por nosotros», ha subrayado Sandoval.

A la marcha han acudido líderes políticos como el de Catalunya En Comú-Podem, Xavier Domènech, o una delegación del PSC encabezada por Miquel Iceta, Meritxell Batet o los alcaldes Núria Marín (L'Hospitalet de Llobregat), Núria Parlon (Santa Coloma de Gramenet) o Carles Ruiz (Viladecans), entre otros dirigentes.

Precisamente la delegación socialista ha vivido algunos instantes de tensión cuando han sido abucheados por unos manifestantes que portaban distintivos amarillos independentistas, como también por otros que les han reprochado sus políticas respecto a las pensiones.

La manifestación ha concluido con la lectura de un manifiesto y las palabras de Domiciano Sandoval, que ha pedido «a los partidos de izquierda y progresistas que busquen un discurso que vaya con la ciudadanía», mientras que ha advertido de que "el Gobierno de Rajoy empieza a estar en peligro: «No permitiremos que entregue el sistema público de pensiones a la banca, no daremos ni un paso atrás», ha remarcado.

En un tuit, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha agradecido a la Marea Pensionista que haya «llenado las calles de Barcelona de dignidad, futuro y esperanza».