Don Felipe y el Emperador Akihito de Japón llegan al centro de prevención de terremotos en Shizuoka
Don Felipe y el Emperador Akihito de Japón llegan al centro de prevención de terremotos en Shizuoka - REUTERS

Los Reyes viajan en tren bala a Shizuoka y aprenden a afrontar terremotos

Los Emperadores acompañan a Don Felipe y Doña Letizia, que después visitarán el templo Sengen y contemplarán el reloj más antiguo de Japón, regalo de Felipe III

ENVIADA ESPECIAL A SHIZUOKA (JAPÓN)Actualizado:

Acompañados por los Emperadores, los Reyes se han desplazado en la mañana de este viernes en tren bala a la ciudad de Shizuoka, que se encuentra a una hora de la capital japonesa. Desde esta localidad, Don Felipe y Doña Letizia podrían contemplar el majestuoso monte Fuji, que es el verdadero símbolo de Japón, pero la intensa lluvia y el día nublado de momento no permiten contemplarlo. Con sus 3.776 metros de altitud, es el pico más alto del país y su cumbre suele permanecer nevada hasta finales de mayo.

Los Reyes no se han trasladado a Shizuoka para contemplar la belleza del monte Fuji, sino para visitar un centro de prevención de desastres que se creó para mitigar la catástrofe que provocará el gran terremoto de Tokai, que es como se conoce al gran movimiento sísmico que sacude esta región cada 100 o 150 años. El último fue en 1854, por lo que el siguiente sería en fechas próximas. Los expertos creen que la energía sísmica continúa acumulándose en este área e interpretan la calma de los últimos años como el preámbulo de un terremoto devastador que acabará con la vida de 5.500 personas, dejará a 190.000 heridas de diversa gravedad y destruirá unos 19.000 edificios.

El Gobierno japonés ha encargado a los expertos que traten de predecir cuándo será ese terremoto con el fin de adoptar las medidas necesarias para mitigar sus efectos. Los expertos del centro explicaron a los Reyes que, con el fin de predecirlo, se ha instalado una tupida red de equipos de observación en aguas profundas que detectarían los indicios precursores de un maremoto. No obstante, advirtieron que también es posible que ocurra un terremoto sin previo aviso.

Durante su visita, Don Felipe y Doña Letizia conocieron de primera mano las instrucciones que debe seguir la población en caso de alerta por terremoto o tsunami, así como la composición de un kit de emergencia, la lista de provisiones de reserva o la colocación de los muebles de una casa para evitar accidentes evitables.

Tras visitar este centro los Emperadores ofrecerán un almuerzo a los Reyes en el complejo Fugetsuro, donde podrán contemplar el reloj más antiguo de Japón, que habitualmente se encuentra en el templo de Toshogu. Este reloj fue un regalo que Felipe III hizo en 1611 al primer Shogun de la Dinastía Tokugawa en agradecimiento por la ayuda prestada a los supervivientes del naufragio de un buque español que viajaba de Filipinas a México.