El Seprona en el lugar donde fueron encontrados los cadáveres de los perros
El Seprona en el lugar donde fueron encontrados los cadáveres de los perros - ABC
Sucesos

Investigan a una persona por dejar morir a sus podencos en Gran Canaria

El Seprona ha comprobado que es el mismo propietario de otro animal que el pasado mes de noviembre fue encontrado en estado de anemia severa en Sardina del Norte

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El Seprona del municipio de San Mateo, en Gran Canaria, ha citado ante la Justicia en calidad de investigada a una persona de iniciales M.A.A.H., español y 43 años, como presunto autor de un delito de maltrato animal por no atender a los perros de su propiedad y causarles la muerte.

Así lo ha informado este miércoles la Comandancia de Las Palmas, cuyos agentes han comprobado el elevado número de canes, 73 en total, en su mayoría de la especie podenco canario, que ha tenido el investigado desde elaño 2006 hasta hoy, siempre vinculados al deporte cinegético.

De acuerdo a la nota remitida, el pasado día 3 un senderista avisó al 112 sobre el hallazgo de varios cadáveres de canes en el pago de los Llanos de María Rivera. La Policía Local abrió las primeras diligencias.

Al día siguiente, los agentes del Seprona localizaron en el lugar concreto hasta ocho cuerpos en una pendiente pronunciada de difícil acceso, consiguiendo la correcta lectura del microchip en cinco de los perros.

Gracias a los datos obtenidos se logró saber quienes eran los propietarios de los animales, dando como resultado que al menos uno de los canes el autor le produjo supuestamente la muerte de forma directa.

Necropsia

Asimismo, los agentes acreditaron, a través de varias manifestaciones de testigos, que M.A.A.H. dejó morir al menos a otros tres animales debido a varias enfermedades, sin llevarlos a un veterinario para ser tratados correctamente, existiendo aparentemente un maltrato injustificado.

Los agentes recogieron uno de los cadáveres para su traslado al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para realizar una necropsia que está pendiente de la autorización judicial.

Paralelamente, se procedió a la confección de denuncias administrativas ante el Ayuntamiento de la Villa de Santa Brígida a los propietarios o poseedores de animales, que están obligados a comunicar a dicha corporación la baja por muerte de un animal. Además, en base a la ordenanza municipal está prohibido el abandono de un animal muerto.

El investigado es el propietario de otro animal que en el pasado mes de noviembre la patrulla del Seprona de Santa María de Guía localizó en estado de fuerte caquexia en Sardina del Norte.

La nota agrega que el investigado, junto con las diligencias policiales realizadas, ha quedado a disposición del correspondiente Juzgado de Guardia de la localidad de Las Palmas de Gran Canaria