Canarias

Los gatos de Canarias, perdidos por el abandono en zonas turísticas

En Canarias hay 34.322 censados, pero aumenta el número de camadas enteras de gatos tristes y desamparados

Tres gatos de Lanzarote que, tras ser atropellada su madre, han sido atendidos por la asociación 9Lives
Tres gatos de Lanzarote que, tras ser atropellada su madre, han sido atendidos por la asociación 9Lives - ABC
R.L.P. - @ABC_Canarias Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

Los canarios tienen un serio problema con los gatos. Estos indefensos animales son víctimas de los problemas de las Administraciones para dar respuesta a un asunto animal: La tierra que prohíbe los toros, tiene en sus zonas turísticas camadas enteras de gatos tristes y abandonados. Víctimas de ataques de otros animales.

La existencia de otras prioridades en las islas con el desempleo o con la atención a las personas dependientes desde que surgió la crisis de 2008 ha provocado que muchos gatos estén en las islas a la deriva, sin control. Pero la crisis no es nueva. Es de hace 8 años. Y con el argumento de la crisis, los gatos se reproducen sin control en medio del mutismo institucional.

En Canarias, de acuerdo con las autoridades médicas especializadas, hay 34.322 gatos censados. En Tenerife 14.680 gatos, Gran Canaria tiene unos 10.410, 4.429 en Lanzarote, 3.164 en Fuerteventura, 1.129 gatos en La Palma, 444 en La Palma y 66 en La Gomera.

Una de estas partes del territorio canario canario con problemas es Lanzarote. La colaboración del turismo ya no es suficiente. De hecho, los gatos formaban parte no solamente del paisaje sino de hasta la calidad del turismo.

Porque con los gatos se establecía un pacto no escrito que hasta siempre había funcionado. Ellos tenían cobijo y, a cambio, ayudaban a espantar roedores, entre otros. Este hecho también beneficiaba a los restaurantes.

Lo que antes eran familias de gatos castrados, ahora son una legión sin control. Algunos restaurantes se apiadan de ellos y les dan comida.

Pero muchos gatos se encuentran ahora perdidos en barrcancos o en edficios no terminandos por la crisis de la construcción. Aunque las gatas se esfuerzan en mantener sus familias unidas, los gatos salvajes carecen de protección.

Asociaciones como la que hay en Fuerteventura y 9 Lives de Lanzarote están intentando esterilizar gatos en las islas pero con escasos medios económicos. La colaboración de los turistas y la población local, es clave.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios