Cómo las elecciones de 2019 podrían arruinar a Román Rodríguez

Comienza la temporada de tanteo entre Nueva Canarias y Coalición Canaria y esta vez lo que está en juego es el futuro del del expresidente canario. Si no le hace caso a Antonio Morales y se establece por su cuenta puede perder el control de NC

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

En la primavera de 2019 se celebran elecciones autonómicas en las islas y con un poco de paciencia se puede comprender por qué quien más futuro se juga en este proceso es Román Rodríguez, líder regional de Nueva Canarias.

Rodríguez no solamente ha pactado esta legislatura con el PP aumentos de descuentos de residentes en las islas sino facilitar el clima de negocios para las empresas industriales.

La abstención en los comicios regionales de 2015 fue del 40% y la participación bajó un 8.8 %. No es que haya indiferencia o apatía sino porque los partidos no habrían sabido trabajar a las nuevas poblaciones que ejercen su derecho al voto. O a las que se han aburrido de hacerlo. A todo ello, el sistema electoral de las islas no anima votantes de territorios como Gran Canaria.

El PSOE ha anunciado a Nueva Canarias que no quiere repetir coalición alguna para las elecciones generales y Román Rodríguez, que no lo ha dicho, tendría en mente de intentar llegar a un acuerdo con Coalición Canaria (CC). Ese interés se debe por si los partidos de estructura nacional se llevan por delante a los nacionalistas en caso de coincidir esas autonómicas con un supuesto adelanto de elecciones generales.

El líder de Nueva Canarias en Gran Canaria, Antonio Morales, es más optimista. El presidente del gobierno de la isla cree que no es necesario llegar a acuerdo alguno con CC. Y que la gestión de NC en la isla les arropa de energía moral para asumir en solitario retos como enfrentarse a CC en su isla.

Román Rodríguez, si no quiere verse privado del control del partido que fundó tras salir de CC, esperaría que en las 547 urnas de la capital grancanaria se pudiera generar una masa de votos capaz de poder disponer de una lógica representación parlamentaria en Canarias y formar parte de una coalición de gobierno local. La raíz cuadrada de 447 es 23,3. Y 23% es la cifra de empleo que aporta la ciudad de Las Palmas al PIB de las islas.

¿Refundar CC?

Morales sostiene «hemos expresado claramente que es fundamental que exista un nacionalismo fuerte y potente en Canarias. Está claro que se nos escucha cuando tenemos presencia y el ejemplo es la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)».

Sin embargo, «eso es una cosa y otra es que nos podamos poner de acuerdo para defender en el Parlamento español las demandas de Canarias. En estos momentos, lo que defiende NC y lo que defiende CC se parece muy poco».

A juicio de Morales, que ha contado en este mandato con el respaldo de patronales y sindicatos, con CC hay «enormes diferencias». «Y no creo que en estos momentos se den las posibilidades de que exista una unión de los nacionalismos a través de la refundación de CC. Me parece que ahora no se puede dar porque no se reúnen las condiciones necesarias», concluye.