Imagen facilitada por la Policía Nacional de la pintura gótica que ha sido recuperada
Imagen facilitada por la Policía Nacional de la pintura gótica que ha sido recuperada
Arte

Tardan 64 años en descubrir que les robaron un cuadro gótico con un «cambiazo»

Pertenece a la iglesia de Bulbuente (Zaragoza). El caso se ha destapado cuando iba a ser vendido en el extranjero

ZaragozaActualizado:

La acción coordinada entre el Ministerio de Educación y Cultura, el Museo del Prado y la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional ha destapado el «cambiazo» con el que robaron, hace 64 años, una valiosa tabla gótica en la iglesia parroquial de Bulbuente (Zaragoza).

La obra, denominada «Tabla de la Virgen de los Ángeles», se le atribuye a Enrique de Estencop, un pintor de origen flamenco que trabajó en municipios zaragozanos durante el siglo XIV.

Bulbuente, localidad de la comarca de Borja, pertenece a la Diócesis de Tarazona. Esta pintura se encontró históricamente en su iglesia parroquial, pero en 1954 se la llevaron para restaurarla. Cuando regresó, en el pueblo algunos sospecharon por las sustanciales diferencias que notaban entre la que había vuelto y la que siempre habían visto en la iglesia.

Pese a las sospechas, no hubo una denuncia formal de robo. La pintura volvió a colgarse, y ahí ha seguido hasta la actualidad, en la iglesia de la localidad.

Ha sido ahora cuando se ha destapado que hubo una falsificación. La investigación comenzó cuando un particular pidió permiso al Ministerio de Educación y Cultura para exportar la «Tabla de la Virgen de los Ángeles», obra de Enrique Estencop, valorada en 180.000 euros y que se pretendía vender en el extranjero.

Siguiendo el trámite habitual, el Ministerio se lo comunicó a la Brigada de Patrimonio Histórico de la Polícia Nacional. Y ésta, a su vez, consultó al Museo del Prado, desde donde llegó el informe que alertó de que algo no cuadraba. Según el informe del Museo del Prado, esa pieza no debía estar en manos de ningún particular, porque consta como expuesta en la iglesia de Bulbuente.

La Policía recabó varios informes a los delegados de Patrimonio de la Diócesis de Tarazona. Tras estudiar el caso, se llegó a la conclusión de que la pintura que está en Bulbuente sería una copia, y la que se pretendía subastar en el extranjero era la original, la robada en 1954 mediante un «cambiazo».

El propietario de esa pintura gótica se ha llevado también una monumental sorpresa. Explicó a los agentes que este óleo sobre tabla fue adquirido por su padre en una sala de subastas de Barcelona en 1980.

Ante la sólida sospecha de que es la pintura original de la iglesia de Bulbuente, la pieza ha sido intervenida judicialmente. Ahora está depositada en el Museo Diocesano de Zaragoza, para ser sometida a estudios técnicos. Pese a que todo apunta a un robo por «cambiazo», para mayor seguridad se van a analizar las dos tablas. Así se determinará con total precisión cuál es la original y cuál la copia.