Hospital «Ernest LLuch» de Calatayud
Hospital «Ernest LLuch» de Calatayud - Fabián Simón
Sociedad

La Sanidad aragonesa, condenada por la muerte de una mujer en Calatayud

Los médicos le dieron el alta y falleció en casa horas después: sufría un infarto, pero creyeron que solo era dolor de tripa

Actualizado:

La Sanidad pública aragonesa ha sido condenada a indemnizar con 110.000 euros al marido y al hijo de una mujer que falleció en Calatayud tras sufrir un infarto que los médicos confundieron con una gastritis, un dolor de tripa agudo. El caso fue llevado a los tribunales por la Asociación «El Defensor del Paciente», que ha dado cuenta de la sentencia que acaba de dictar al respecto el juzgado madrileño en el que se ha dirimido la demanda.

Los hechos se remontan al 29 de marzo de 2013. Una mujer de 55 años, A. M. S. G., sufrió un cuadro de malestar agudo por el que fue atendida por un servicio de UVI móvil. Presentaba dolor abdominal y torácico, y, pese a que en su historial médico constaban los problemas de hipertensión que arrastraba, su pulso era anormalmente bajo.

La Asociación «El Defensor del Paciente» ha subrayado que la asistencia médica que se le prestó de urgencia no dio importancia al dolor torácico que presentaba la paciente. Una vez en el hospital se le realizó una radiografía de tórax y una analítica, y se le dio el alta «con sospechas de gastritis aguda».

Pocas horas después, la mujer falleció en su domicilio por una parada cardiorrespiratoria. La autopsia desveló que la causa de la muerte fue un infarto de miocardio con rotura de aneurisma de aorta.

En la sentencia, el juzgado considera que se produjo una deficiente aplicación de la práctica médica de fatal consecuencia para la paciente, al no haberse efectuado un diagnóstico preciso con los medios disponibles y aconsejados para un cuadro como el que presentaba esta paciente.

Por ello, condena a la Sanidad pública aragonesa a indemnizar con 93.840 euros al marido de la fallecida, L. A. S., y con 15.640 euros al hijo de ambos, D. A. S., indemnizaciones que deberá cubrir la aseguradora Mapfre, con la que el Servicio Aragonés de Salud tiene contratada la póliza de responsabilidad.