Sánchez Quero acaba de sustituir a Martín Llanas al frente del PSOE en la provincia de Zaragoza
Sánchez Quero acaba de sustituir a Martín Llanas al frente del PSOE en la provincia de Zaragoza
Política

«Quiero un PSOE pegado a la gente para liderar un nuevo cambio político»

Entrevista a Juan Antonio Sánchez Quero, nuevo líder del PSOE en la provincia de Zaragoza

ZaragozaActualizado:

Juan Antonio Sánchez Quero, alcalde de Tobed (Zaragoza) y presidente de la Diputación Provincial, fue ratificado el pasado fin de semana como nuevo secretario general del PSOE en la provincia zaragozana. Dice que asume el cargo «con un enorme sentido de la responsabilidad» por la «gran confianza que me han mostrado los afiliados». Asegura que el reto más inmediato es «poner a toda máquina la estructura del partido» para encarar las citas electorales del próximo año, en especial las municipales y autonómicas de mayo. «El PSOE está llamado a liderar el nuevo cambio político que pide y que necesita la sociedad», afirma en esta entrevista con ABC.

Pregunta.- Al final ha sido elegido sin necesidad de primarias. ¿Cómo lo valora?

Respuesta.- Creo que ha sido una decisión acertada de las bases del partido, que optaron por un único candidato para evitar una nueva confrontación interna. El partido ya se ha desgastado demasiado en primarias a otros niveles y es el momento de reforzar un proyecto unitario que responda a la auténtica prioridad: resolver los problemas de la gente y cumplir con sus expectativas.

P.- ¿Qué recetas va a plantear como nuevo líder provincial del PSOE para remontar el espacio electoral que ha perdido su partido en estos últimos años?

R.- Sentido común y abanderar los principios de igualdad, progresismo, moderación y bienestar que distinguió al mejor PSOE de nuestra historia, el que propició las mayores cotas de estabilidad y progreso de la España contemporánea. Hemos de reafirmarnos, recuperar y fortalecer ese espacio político que tanto valoró la ciudadanía y que tanto sigue demandando, una izquierda moderada, moderna, eficaz y cercana.

P.- ¿Y cómo convencer a pie de calle?

R.- Con trabajo, con un contacto permanente con la sociedad, escuchando sus problemas, haciéndolos nuestros y dedicando nuestro tiempo a solucionarlos. El PSOE es el partido con más concejales y alcaldes en Aragón y en la provincia de Zaragoza, y eso no es por casualidad. La gente confía en nuestro partido porque está comprometido con el día a día. Y ese concepto de cercanía es el que debemos poner en práctica. Ya lo avancé el sábado ante el Congreso Provincial del PSOE Zaragoza, y no voy a parar de insistir en el mismo mensaje entre nuestras filas: quiero un partido cuyos cargos públicos y sus bases estén en continuo contacto con la gente, que tengan claro que la prioridad es responder de forma ejemplar a sus problemas y a sus precupaciones.

P.- ¿Confía en revalidar ese poder municipal que ostenta el PSOE en la provincia de Zaragoza?

R.- No solo confío en revalidarlo sino en ampliarlo. Pero, tengámoslo claro, el objetivo no es ganar cuantos más ayuntamientos mejor, la meta no es sumar alcaldías, no es sumar cuotas de poder, sino en poder gobernar para servir a la ciudadanía. Ese es el auténtico objetivo: servir a la ciudadanía con los mejores candidatos y con los mejores programas. Es una máxima que estoy decidido a aplicar en toda la provincia, desde Zaragoza capital hasta el municipio más pequeño.

P.- Durante su discurso habló también de modernizar la izquierda para liderar un nuevo cambio político. ¿Puede concretar más a qué se refiere exactamente?

R.- A que la sociedad lleva años esperando un proyecto político que le ilusione desde posiciones progresistas moderadas, más aún después de haber visto el resultado de unos años en los que nuestro país ha quedado atenazado entre los populismos de nuevo cuño y los rancios discursos de un PP que está acorralado por una corrupción insoportable y vergonzosa, y por un Gobierno central que, dicho sea de paso, está siendo nefasto para la provincia de Zaragoza.

P.- ¿Por qué lo considera nefasto?

R.- Lo ocurrido con el nuevo AVE de bajo coste que ha anunciado el Ministerio de Fomento es un claro ejemplo, el colmo de cómo el PP ningunea a los aragoneses, al no haber previsto que pare ni en Zaragoza ni en Calatayud. Pero es solo un ejemplo más después de años en los que el Gobierno de Rajoy frena o paraliza inversiones esperadas desde hace mucho tiempo, muy necesarias para fomentar el desarrollo económico de nuestra provincia. Me refiero a grandes proyectos pendientes como el desdoblamiento de la N-II y la N-232, la autovía de conexión entre la A-2 y la Somport-Sagunto a través de Daroca; la conexión ferroviaria de Soria con el AVE a través de Calatayud; la puesta en servicio del embalse de Lechago, el impulso a la construcción de la presa de Mularroya, culminar de una vez por todas el recrecimeitno de Yesa; la conexión ferroviaria de Soria con el AVE a través de Calatayud; la autovía que abra al Bajo Aragón hasta la costa de Castellón; o la construcción de modernas redes de comunicaciones para las Cinco Villas.

P.- Pero algunos de esos proyectos se vieron aparcados durante la etapa de Rodríguez Zapatero...

R.- La crisis económica hizo frenar en seco proyectos de infraestructuras, es cierto. Ocurrió en toda España y ocurrió en Europa en general. La diferencia es que, ahora, sin crisis económica, el PP sigue frenando esos proyectos de infraestructuras. Y esto no es de recibo, menos aún tras los enormes sacrificios y recortes que el PP ha impuesto a la sociedad para primar a los grandes intereses económicos.