Política

El PSOE entrega a Podemos la presidencia de las Cortes de Aragón

Lambán cede a la presión de Pablo Echenique para no poner en riesgo su gobierno en minoría

El presidente Lambán, líder del PSOE aragonés, junto al dirigente regional de Podemos, Pablo Echenique
El presidente Lambán, líder del PSOE aragonés, junto al dirigente regional de Podemos, Pablo Echenique - Fabián Simón
Roberto Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El PSOE ha decidido entregar a Podemos la presidencia de las Cortes de Aragón, a cambio de alcanzar un compromiso que consolide su actual gobierno en minoría, el que el socialista Javier Lambán conformó con la Chunta hace poco más de un año, gracias al apoyo puntual a la investidura que le dio Podemos.

Se cierra de esta forma una crisis política que, en los últimos meses, ha evidenciado las tensiones entre el PSOE y el partido que lidera en Aragón Pablo Echenique.

La confrontación surgió cuando el todavía presidente de las Cortes regionales, el socialista Antonio Cosculluela, anunció que iba a dimitir para dedicarse en exclusiva a su cargo de alcalde de Barbastro (Huesca).

Eso lo aprovechó Podemos para lanzar su particular órdago a Lambán: exigía que el puesto que iba a quedar vacante -uno de los mejor pagados de la política aragonesa- pasara a las filas de Podemos. Y, además, sin nada a cambio, conscientes de que un enfrentamiento abierto habría dado opciones al PP para ocupar la presidencia de las Cortes de Aragón, y conscientes igualmente los de Echenique de que Lambán depende de ellos para sacar adelante sus iniciativas parlamentarias y el propio sostenimiento del Ejecutivo PSOE-CHA.

Lambán calificó la exigencia de Podemos como un «chantaje» que no iba a admitir. Sin embargo, en escasas semanas ha acabado por acceder a la pretensión de Echenique. Así, la nueva presidenta de las Cortes de Aragón será la hasta ahora vicepresidenta primera, la comunista Violeta Barba -llegó a Podemos tras militar en IU-; y el PSOE pasará a ocupar esa vicepresidencia primera de la Cámara -el cargo lo va a ostentar Florencio García Madrigal, hasta ahora portavoz adjunto del PSOE en las Cortes de Aragón-.

Desde la oposición han criticado el intercambio de cargos cocinado entre el PSOE y Podemos con el concurso de la Chunta e IU. El PP ha acusado a Lambán de «incoherencia», por haber aceptado lo que hace escasas fechas tildó como «chantaje». Le acusan de haber «claudicado» ante Podemos.

Acuerdo para la legislatura

Los socialistas, sin embargo, insisten públicamente en que no ha sido una claudicación, sino el fruto de una «negociación para fortalecer las políticas de la mayoría progresista que existe en las Cortes de Aragón» -PSOE, Podemos, CHA e IU-.

Además, desde el PSOE se insiste en que no ha sido una concesión sin nada a cambio, sino en aras a facilitarle la gobernabilidad. El Ejecutivo regional de Lambán está en acusada minoría parlamentaria desde que se constituyó. De ahí que, en todo trámite legislativo en las Cortes regionales, dependa de los 14 votos que tiene Podemos en la Cámara, los que en julio del año pasado le permitieron a Lambán ser investido presidente de Aragón pese a que no había ganado las elecciones autonómicas -el más votado fue el PP, pero lejos de la mayoría absoluta e incapaz de sumar apoyos suficientes con sus dos socios potenciales, el PAR y Ciudadanos-.

El PSOE, a cambio de dar la presidencia de las Cortes de Aragón, ha arrancado de Podemos el compromiso de firmar un acuerdo que institucionalice un grupo estable para consensuar aspectos esenciales para el Gobierno regional como la aprobación de los presupuestos o de leyes de calado. Los socialistas aspiraban a más, a un acuerdo de legislatura que le facilitara la acción de gobierno y que le diera tranquilidad al Ejecutivo regional de Lambán para los tres años de legislatura que tiene por delante. Pero Podemos no ha aceptado eso, y el PSOE ha tenido que conformarse con tejer un grupo de trabajo estable con Podemos -junto a la Chunta y a IU- que le allane el camino a futuro con acuerdos puntuales en el día a día.

Podemos, por su parte, insiste en contrarrestar las críticas que la oposición también lanza a los de Echenique, a los que acusa de haber entrado en «una disputa por los sillones», en contra de lo que este partido ha venido proclamando hasta ahora.

En la misma línea con la postura oficial manifestada por el PSOE, la Chunta e IU, desde Podemos afirman que el acuerdo que han trabado para garantizarse la presidencia de las Cortes regionales responde a la voluntad de hacer efectiva la «mayoría progresista» en la Cámara.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios