Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno aragonés
Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno aragonés - Fabián Simón
Política

El Gobierno de Aragón pretende gastarse más de 16 millones al día durante el próximo año

El Ejecutivo regional prevé una cifra récord de gastos: 6.000 millones de euros

ZaragozaActualizado:

Más de 16 millones diarios. Es lo que el Gobierno aragonés necesitará el próximo año para mantenerse a flote, para capear sus cuentas, para hacer frente a todos los gastos públicos que tiene previsto afrontar. El Ejecutivo regional PSOE-Chunta prevé una cifra récrod de gasto público en Aragón para 2018: 6.000 millones de euros en números redondos, frente a los 5.577 millones a los que ascienden los presupuestos de Aragón del presente año. Es decir, prácticamente 500 millones más.

Así se desprende del anuncio realizado esta semana por el presidente aragonés, Javier Lambán, al afirmar que quiere aprobar para el próximo año un techo de gasto no financiero de 5.251 millones de euros.

Pero esa cifra que dio Lambán no es el total del presupuesto. El techo de gasto hace referencia exclusivamente a los gastos no financieros. Y, para completar el presupuesto, hay que sumar también los gastos financieros. Estos vencimientos de deuda rondarán el próximo año los 800 millones de euros, que es lo que tendrá que desembolsar el Gobierno aragonés para cumplir con las amortizaciones a que está obligado por la deuda pública que acumula.

Esos alrededor de 6.000 millones de euros de presupuesto total obligarán al Gobierno aragonés a asumir nuevo endeudamiento, y en cifras abultadas: no tiene recursos propios para hacer frente a todos los gastos, hace corto con lo que recauda por impuestos y lo que le transfiere el Estado, y eso le fuerza, año tras año, a pedir más dinero prestado y a incrementar su endeudamiento -como le ocurre en mayor o menor grado a todas las administraciones autonómicas y al propio Gobierno central-.

Un largo e incierto trámite por delante

Esos alrededor de 6.000 millones de euros de presupuesto que quiere aprobar el Ejecutivo del socialista Lambán quedan ahora a expensas de las negociaciones que se abrirán con Podemos. De ellos depende que Aragón tenga o no presupuesto el próximo año. Lambán, que descarta cualquier alianza alternativa con el PP para aprobar los presupuestos, necesita de los votos de Podemos para sacar adelante sus cuentas anuales.

Además, será imposible que Aragón empiece el año con sus presupuestos al día. Según ha anunciado Lambán, no será hasta finales de noviembre cuando presenten un borrador de cuentas para 2018 -que no un proyecto de ley propiamiente dicho-. A partir de ahí se negociará con Podemos el presupuesto y, si hay acuerdo, se formalizará el proyecto de ley ante las Cortes.

A partir de ese momento arrancaría la tramitación parlamentaria, debate, votación y promulgación de las nuevas cuentas. Es más que probable que eso demore la entrada en vigor del preuspuesto prácticamente hasta principios de primavera. Y eso si Podemos entra en la negociación y alcanza un acuerdo. De lo contrario, no habrá cuentas al día y Aragón tendrá que capear 2018 con presupuesto prorrogado.