Pedro Sánchez, secretario general del PSOE
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE - Efe
Política

Sánchez, el peor valorado entre los suyos: el 60% de sus votantes no se fían de él

Su imagen sigue deteriorándose y ya es el líder político peor valorado entre su propio electorado

Actualizado:

Hace meses que las encuestas indican que el PSOE tiene un serio problema de liderazgo con Pedro Sánchez. Y, conforme avanza el tiempo, los sondeos confirman que ese problema, en vez de remitir, se agrava. Lo certifica el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS): Pedro Sánchez ya es el líder peor valorado entre su propio electorado, y seis de cada diez ciudadanos que votaron al PSOE en las generales de 2016 confiesan ahora que Sánchez no les gusta, que desconfían de él.

En el barómetro del CIS del pasado noviembre, el líder peor valorado entre los propios era el jefe de filas de Podemos, Pablo Iglesias. Ahora es Pedro Sánchez, que sigue de capa caída entre los votantes socialistas. A la hora de ponerle nota, en noviembre le otorgaban un 6,06 de media. Ahora, retrocede al 5,69, por debajo del 5,85 que le dan a Pablo Iglesias los que votaron a Unidos Podemos en las últimas elecciones generales. Entre quienes votaron a Ciudadanos le dan 6,13 puntos a Albert Rivera, y entre los que votaron al PP le otorgan un 5,94 a Mariano Rajoy.

La encuesta del CIS revela que el sanchismo es un problema creciente para el PSOE, que frena sus posibilidades de despegue: el Partido Socialista es el que menos fobias despierta en el electorado–y, por tanto, el que más recorrido potencial tiene en las urnas-, pero sigue frenado por un líder del que desconfían cada vez más votantes socialistas.

El resultado de ese problema de liderazgo y de proyección programática es que el PSOE no rentabiliza ni la caída del PP ni el desplome de Podemos. De hecho, los socialistas ni siquiera logran remontar en intención de voto, según el último barómetro del CIS. Ciudadanos acapara el voto que se le fuga al PP, también pesca en el caladero del centro-izquierda, y los socialistas retroceden en intención de voto respecto al anterior barómetro del CIS.

El liderazgo de Sánchez se desinfla de forma acusada. Así, en el sondeo del pasado noviembre, el 51% de quienes habían votado al PSOE en 2016 confesaron que Pedro Sánchez les generaba «poca» o «ninguna» confianza. Ahora, seis meses después, los que desconfían de él ya son el 59,9%. Entre el electorado socialista –el que le quedaba hace dos años-, solo el 39% sigue confiando en Sánchez, según el CIS.