La alcaldesa de Barcelona Ada Colau (c) participa en la manifestación convocada por la ANC y Omnium
La alcaldesa de Barcelona Ada Colau (c) participa en la manifestación convocada por la ANC y Omnium - EFE

Colau critica a los exconsejeros antes de exigir su liberación

Solo unas horas antes de que se incorporara a la manifestación exigió a los exmiembros del Gobierno catalán -que todavía reconoce como legítimos- que den «la cara» por haber hecho «promesas falsas» y haber «engañado a su propia gente»

Actualizado:

Pese a la tensión política y la dificultad para navegar entre las dos aguas que suponen cumplir con la legalidad y acatar las decisiones judiciales, por un lado, o desafíar al Estado de Derecho, por el otro, ayer, Ada Colau demostró que sigue empeñada en intentar contentar a todos.

Solo unas horas antes de que Colau se incorporara a la cabecera política de la manifestación, que reclamaba la libertad de «los presos políticos», exigió a los exmiembros del Gobierno catalán -que todavía reconoce como legítimos- que den «la cara» por haber hecho «promesas falsas» y haber «engañado a su propia gente» asegurándoles que tras el 1 y el 27 de octubre Cataluña sería un país independiente.

Las palabras de Colau se escucharon al final de la asamblea de Catalunya en Comú, celebrada por la mañana y que ratificó la coalición de esta formación con Podemos de cara a las elecciones del 21-D. Según Colau, la declaración unilateral de independencia «no ha llevado a la república» y, tras defender la república, lamentó que se haya «echado a perder» este concepto.

Por lo tanto, pidió al Gobierno catalán destituido que «dé la cara» porque «ha llevado al país al desastre»: «Cataluña no podrá ser digna hasta que escuchemos la autocrítica del Govern elegido en las urnas, que ha engañado a la población, ha tensado a la sociedad y ha generado un grave perjuicio económico».

Contra el PSC

En este equilibrio permanente, sin embargo, Colau también tuvo palabras contra el PSC, con el que comparte el gobierno local de Barcelona, y especialmente cargó contra Miquel Iceta, primer secretario de los socialistas catalanes y candidato a presidente de la Generalitat: «No quiero ni pensar en (Pasqual) Maragall y en antiguos socialistas. ¡Qué pueden pensar hoy de lo que hace el PSC!».

En esta línea, la alcaldesa de Barcelona no comprende y considera «injustificable» que Iceta se haga «selfies» con el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, y «reavive» a Unió pactando con sus exdirigentes.

Antes de acudir a la manifestación independentista señaló que: «La política de bloques no representa al país». Colau llegó tarde a la marcha.