El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi - REUTERS

El BCE monitoriza dos veces al día a la banca en Cataluña

Caixabank dispone de 65.600 millones en activos para canjear en el BCE por liquidez de forma inmediata, y el Sabadell de un colchón de 28.400 millones

MADRIDActualizado:

La salida de ahorros de los bancos con más exposición a Cataluña por las dudas de los clientes en casos de secesión han llevado a los supervisores nacional y comunitario a mantenerse vigilantes. Ese control se mantiene incluso después de que Caixabank y el Sabadell hayan trasladado sus sedes sociales fuera de Cataluña para proteger del todo a sus depositantes. Según ha podido saber ABC, el Banco Central Europeo (BCE) monitoriza desde hace días los flujos de depósitos en las entidades más expuestas a esa autonomía, exigiéndoles un reporte dos veces al día.

En concreto, al menos Caixabank, con una cuota de mercado en Cataluña del 24% en términos de depósitos y oficinas, el Sabadell (22%) y BBVA (14%) están informando de las entradas y salidas de dinero a medio día, en concreto a las 12 horas, y al cierre de la jornada, a las 18 horas. Eso se suma a la monitorización del Banco de España, al que las entidades también han entregado estos días sus planes de contingencia de liquidez actualizados.

Tanto los informes diarios presentados al supervisor, pese a registrar salidas de depósitos, como los planes de contingencia de liquidez y los estados financieros de los bancos con fuerte presencia en Cataluña evidencia una holgada situación de liquidez. Caixabank contaba al cierre del pasado junio con efectivo en el BCE por 11.789 millones de euros, y el Sabadell, entidad un 40% más pequeña por volumen de activos, dispone de 6.590 millones de euros en caja.

Holgado colchón de liquidez

Más allá de ese efectivo disponible, las ratios de liquidez de ambos bancos también indican una cómoda situación. El coeficiente de cobertura de liquidez (LCR, por sus siglas en inglés), que mide la liquidez de las entidades frente a situación de estrés de 30 días como máximo, es en el caso de Caixabank del 208% y del 147% en el del Sabadell. O lo que es lo mismo, la primera entidad tendría el triple de recursos para hacer frente a salidas de depósitos durante ese tiempo y el Sabadell 2,5 veces la posible fuga.

«Los actuales colchones de liquidez de los bancos catalanes son amplios y las generosas facilidades de liquidez del BCE permanecen disponibles para todos los bancos españoles», valoraban ayer en un informe al respecto los analistas de Goldman Sachs. Ahora bien, fuentes próximas a estas entidades niegan que hayan tenido que acceder a líneas de urgencia del organismo. En este sentido, en caso de necesidad, Caixabank contaría con un total de 65.594 millones de euros en activos canjeables por liquidez inmediata ante el supervisor comunitario, y el Sabadell, con 28.383 millones. Es decir, entre ambas entidades disponen de acceso a la liquidez del Eurosistema por casi 94.000 millones.

«Las posiciones de liquidez son más que confortables. La decisión de trasladar la sede se basa en la incertidumbre jurídica», explican fuentes cercanas al Sabadell. Es decir, tanto este banco como Caixabank, así como otras entidades menores que ayer también se mudaron desde Cataluña —Banco Mediolanum y Arquia Banca, por ejemplo—, justifican el cambio de sede social como una medida para anticiparse a una posible declaración unilateral de independencia por la Generalitat.

Tras el movimiento el jueves del Sabadell a Alicante, ayer fue el turno de Caixabank. El consejo de administración de la entidad presidida por Jordi Gual aprobó el traslado de su domicilio legal y tributario de Barcelona a Valencia por la tarde, después de que el Gobierno aprobase un decreto a medida para facilitarle el traslado, pues no había dado un trámite administrativo previo -el cambio de estatutos y su aprobación en junta- que hubiese retrasado la decisión varias semanas.

Valencia, destino preferido

La elección de la Comunidad Valencia como nueva sede social, destino elegido también por el Sabadell y Banco Mediolanum y donde ya tenía su domicilio Bankia, responde a motivos de proximidad. Lo que en último término trataban de evitar las entidades, sobre todo las de mayor arraigo social en Cataluña, era el traslado a Madrid, donde también contaban con importantes edificios corporativos, que simbólicamente sería peor recibido por su clientela más catalanista.

Ayer, los órganos de dirección de otras dos entidades, Banco Mediolanum, de origen italiano, y Arquia Banca, antigua Caja de Arquitectos, aprobaron también mudarse. La primera lo hizo a Valencia y la segunda a Madrid.

Así, al estar domiciliados fuera de Cataluña, esos bancos se garantizan el acceso a la liquidez del BCE con los mencionados colaterales, así como la protección del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), despejando cualquier duda de sus clientes.

Porque lo cierto es que desde el día después del referendo ilegal, y sobre todo desde el pasado martes, la preocupación de los depositantes fue en aumento y en las sucursales hubo constantes retiradas de dinero, traspasos de depósitos a otras entidades y cambios a cuentas del mismo banco pero fuera de Cataluña. Prueba de ello es que, según ha podido saber ABC, desde el pasado lunes, solo el Santander, primer banco del país, ha captado en poblaciones limítrofes con Cataluña un total de 6.000 nuevas cuentas.

Sin embargo, las entidades financieras insisten en que la fuga de ahorros hacia otros bancos y el cierre de cuentas no ha sido preocupante, y explican que lo que más se ha producido es el traspaso del dinero de cuentas en Cataluña a otras del mismo banco pero fuera de esa autonomía.