Economía

El Gobierno pondrá en marcha «todas las medidas» para preservar el «orden público» en El Prat

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha convocado un comité de crisis ante el caos en el aeropuerto de Barcelona

ANNA CABEZA/JORGE AGUILAR Barcelona/madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

Cumplidos los peores presagios. Como, por desgracia, se esperaba, el comité de huelga de Eulen rechazó ayer aceptar la propuesta mediadora en su conflicto laboral en El Prat en una peculiar asamblea. La respuesta del Gobierno, que se conoció minutos después en una rueda de prensa protagonizada por el ministro de Fomento fue contundente. Íñigo de la Serna anunció que este viernes, a partir de las 11.00 horas, se reunirá en Barcelona un comité de crisis -integrado por su propio departamento, el Ministerio del Interior, AENA, la Guardia Civil y la Abogacía del Estado, entre otros- para estudiar todas las «alternativas» necesarias, con respeto a la «legalidad vigente» para preservar el «orden público» y garantizar «la mínima afección a los turistas».

De la Serna se mostró visiblemente molesto por la respuesta de los trabajadores, que se habían comprometido a someter a voto la propuesta de la Generalitat -aprobar un complemento salarial de 200 euros en 12 mensualidades- y que se decantaron por la opción de 250 euros en 15 pagas. Este viernes El Prat encara su cuarto día de paros parciales en los controles de los accesos, después de tres semanas de colapsos en el aeropuerto. La inestabilidad, además, parece haber prendido como una mecha en el resto de colectivos de seguridad de parte de los aeropuertos españoles, como en el caso de Santiago de Compostela y La Coruña, que ya han amenazado con huelgas.

«Es inexplicable que se haya escuchado una grabación de la presidenta del comité instando que cuantas más colas se produjeran, mejor. Es inexplicable que en las jornadas en que no había huelga se hayan producido colas de más de dos horas. Es inexplicable que en una negociación un 18% de incremento salarial para las nuevas incorporaciones se considere insuficiente y se exija una subida del 27% del salario», lamentó. El titular de Fomento no precisó qué pasos concretos dará el Ejecutivo para atajar el caos de las últimas semanas en el aeropuerto barcelonés: se limitó a señalar que se estudiarán «absolutamente todas las opciones» y, ante la pregunta de si una de las medidas podría ser la intervención de las Fuerzas de Seguridad, como agentes de la Guardia Civil, para tomar las riendas de los controles de seguridad, De la Serna insistió en que se hará todo «lo posible» para minimizar el impacto y «todas las alternativas para garantizar el orden público».

De momento, la Delegación del Gobierno ha fijado ya en el 90% los servicios mínimos para la huelga de trabajadores de Eulen en El Prat desde el lunes, cuando prevén que su protesta sea indefinida. La Delegación asegura que el objetivo de esta resolución es «garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales» que presta dicha empresa en El Prat, preservando asimismo el «derecho constitucional a la huelga». Añade que si se fijaran unos servicios mínimos por debajo de este 90 % «podrían verse afectados gravemente derechos fundamentales», especialmente el de la libertad de circulación.

Paros indefinidos

Lo peor, sin embargo, es que sin acuerdo tras la mediación la huelga indefinida total que los empleados quieren iniciar el lunes sigue adelante. Con medidas sobre la mesa avaladas por la dirección de Eulen y AENA, los empleados tenían una decisiva asamblea que ya arrancaba sin grandes esperanzas por los comentarios de los propios trabajadores en los días previos. Por si esto fuera poco, el comité de huelga puso a votación cinco propuestas -cuatro de ellas, nuevas y sin ningún tipo de preaviso o preacuerdo-, y no únicamente la que tenía que llevar a la resolución del conflicto, una actitud que indignó a las otras partes implicadas.

Así, a la opción ya segura de incrementar en 200 euros mensuales con 12 pagas los salarios, la pactada bajo mediación con la dirección, los empleados sumaron cuatro variantes, todas ellas en su beneficio: 200 euros a 15 pagas, 250 a 12 pagas, 250 a 15 pagas y 350 a 15 pagas -que de hecho, era la propuesta.

Durante las ocho horas asamblearias, han votado por la mejora de sus condiciones 176 de los 350 empleados. Ganó con 89 votos el complemento extra de 250 euros en 15 pagas, muy seguida por 82 empleados que arroparon la de 200 euros también en 15 pagas. La propuesta mediadora consiguió tan solo dos votos, mientras que la opción inicial de los huelguistas no cosechó ni un apoyo. De ahí que De la Serna criticara la falta de flexibilidad por parte de los empleados en sus planteamientos salariales: «Mientras la empresa ha incrementado un 600% su propuesta (desde un complemento de 30 euros hasta los 200 aceptados en la mediación, los trabajadores solo han aceptado un descenso de un 10%».

Eulen, por su parte, ha denunciado que el comité de huelga no respetó «el compromiso adquirido» en la mediación «de someter a la asamblea de trabajadores la propuesta de mediación, al presentar tres escenarios alternativos diferentes», además del plus 200 euros planteados por el Govern.

El comité de huelga se escudó en que había querido «ofrecer más posibilidades y márgenes a la mediación», en palabras de Juan Carlos Giménez, portavoz del comité, quien destacó que la propuesta de la Generalitat suponía para los trabajadores pasar de 350 a 200 euros y de 15 a 12 mensualidades respecto a sus intenciones iniciales. Añadió, además, que si van a la huelga indefinida es porque 210 firmas de la plantilla lo avalan y que, a pesar de todo, se mostraban abiertos a seguir negociando «si AENA lo está».

Además, si en la votación se preguntaban cuestiones salariales, los representantes de los empleados han lamentado, tras finalizar la asamblea, que hacía falta todavía acuerdos sobre la paridad. «Nos hemos sentido utilizados. Las horas de mediación que hemos invertido han sido en balde. Hace falta más compromiso por parte de los interlocutores de los trabajadores y de Eulen», ha reprochado la consejera de Trabajo de la Generalitat, Dolors Bassa, quien aseguró que «nunca» se había encontrado en una situación similar.

Con tono enfadado, la responsable catalana ha recordado, además, a la plantilla que su propuesta, forjada durante días tras complicadas negociaciones, incluía nueve puntos con mejoras organizativas económicas y lamentó que a la práctica los empleados solo hayan votado un único punto. «No han ni apoyado la apuesta del comité de huelga de 200 euros a 15 meses», ha criticado Bassa, que llegó a poner incluso la duda sobre la validez de los interlocutores, «que también han perdido».

Toda la actualidad en portada

comentarios