Pyeongchang 2018Del borde de la muerte al bronce

El rider Mark McMorris sufrió un grave accidente hace once meses y ayer logró el tercer cajón del podio en la prueba de slopestyle

Actualizado:

«Es un milagro». Así describe Mark McMorris su viaje desde el borde de la muerte hasta el bronce conquistado el domingo en snowboard slopestyle en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang.

Todo empezó en marzo. El rider esquiaba con su hermano cerca de su casa, en British Columbia, mientras un amigo de la infancia lo grababa para hacer un documental sobre su camino a los Juegos Olímpicos de Invierno. En una de las bajadas, erró en el salto y chocó contra un árbol. Se rompió la mandíbula, el brazo izquierdo, la cadera, varias costillas y el bazo. No pudo moverse durante los 90 minutos que tardó en llegar la asistencia.

Pasó por varias operaciones y estuvo en cama durante meses. Y, poco a poco, volvió a retomar su actividad sobre la tabla, una de sus mayores preocupaciones.

«La gente mataría por una medalla olímpica. Yo casi lo hice», sentenció eufórico tras recibir su premio. «Es realmente un milagro y estoy muy agradecido por ser capaz de motivar e inspirar a otras personas. Eso es mucha más grande que la propia medalla». Incluso para el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, que tuiteó: «Vaya regreso al podio para Mark McMorris. Mark, tu tenacidad y valentía nos inspira a muchos de nosotros».

Después de recibir la medalla, McMorris tuiteó una foto de su paso por el hospital y otra del podio. Con el mensaje: «Gracias, vida».