José Mourinho, junto a la placa de «su» avenida
José Mourinho, junto a la placa de «su» avenida - EFE
Liga portuguesa

Bienvenidos a la avenida Mourinho

Setúbal, la localidad natal del exentrenador portugués del Real Madrid, le dedica una calle en su honor

Actualizado:

José Mourinho ya puede presumir de tener una calle con su nombre. Una avenida, mejor dicho. La ciudad donde nació, Setúbal (a 50 kilómetros de Lisboa), se la dedica con gran admiración hacia su hijo más ilustre, hoy al frente del banquillo del Manchester United.

Sus etapas en el Chelsea, Inter de Milán y, sobre todo, Real Madrid han labrado su leyenda, de forma que era cuestión de tiempo que su ‘patria chica’ se rindiese a sus pies.

La preciosa localidad costera, ubicada entre la Sierra de la Arrábida y la considerada como ‘la mejor playa de Europa’, Galopinhos (según el dictamen de la web especializada ‘European Best Destinations’), exhibe así con orgullo cuánto le debe al siempre polémico entrenador, más moderado a sus 54 años pero con un largo historial de salidas de tono y… genialidades.

De modo que los madridistas que abrazaron sus singulares postulados pueden apuntar en sus agendas una visita a esta avenida y hacerse una fotografía con la placa que luce su nombre. Algo que comienza a extenderse en la zona, dada la expectación despertada.

Mucho más si tenemos en cuenta que el propio técnico se personó para la inauguración oficial. «Setúbal es la única ciudad donde sigo sintiéndome yo, donde me siento Zé Mário», declaró en referencia al diminutivo típicamente portugués para alguien que, en realidad, se llama José Mário dos Santos Mourinho Félix.

«No soy más que otro setubalense más», dijo en un inusual arranque de mesura, tal vez precisamente porque allí es el mismo de toda la vida, el mismo que dio el salto al Benfica, donde sustituyó a Jupp Heynckes al comienzo del siglo XXI, antes de consagrarse con la Champions League que consiguió en 2004 como entrenador del Oporto.

Aquellas mieles del triunfo a causa del inolvidable 3-0 al Mónaco de Fernando Morientes se fraguó cuando el delantero español se erigió en protagonista para eliminar en semifinales al Real Madrid.

Era el Oporto de Vítor Baía, Ricardo Carvalho y Deco, que despuntaron a nivel internacional bajo el paraguas del magistral Mourinho. Todo ese universo deportivo (y sentimental) le vino a la mente a «The Special One» en su comparecencia con la alcaldesa de la villa marinera, Maria das Dores Meira, en las proximidades del río Sado.