Alan Ruschel (der), junto a Ferrao, jugador del Barcelona de fútbol sala
Alan Ruschel (der), junto a Ferrao, jugador del Barcelona de fútbol sala
Trofeo Gamper

El Barcelona homenajea al Chapecoense

Valverde debuta ante su afición en el Trofeo Gamper frente a un equipo que sufrió una catástrofe aérea hace nueve meses

Actualizado:

El pasado 28 de noviembre el mundo del fútbol quedó conmocionado tras la tragedia aérea sufrida por el Chapecoense, un equipo brasileño que viajaba a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional. Cinco minutos antes de llegar a su destino, su avión se quedó sin combustible y fallecieron 71 personas. Solo hubo seis supervivientes. Las reacciones y muestras de solidaridad se sucedieron y el Barcelona fue uno de los clubes que quiso ayudar a la recomposición de un equipo roto física y anímicamente. Le invitó a disputar el Trofeo Joan Gamper, para colaborar con la reconstrucción institucional y deportiva del club brasileño, y ayudar a que pueda recuperar el nivel competitivo que tenía.

Los tres futbolistas que sobrevivieron a aquella catástrofe estarán esta tarde sobre el césped del Camp Nou (20.30h, Antena 3). De hecho será el primer partido que dispute Alan Ruschel, que aquel fatídico día salvó la vida porque cambió de asiento en el último minuto cuando Jackson Follman le pidió que se sentara junto a él. Follman también salvó la vida aunque perdió una pierna. El tercero, Helio Neto, aún es jugador del club y planea volver a jugar profesionalmente en 2018.

Ruschel vuelve hoy a jugar

«Tengo una gran alegría por estar regresando, es un sueño jugar en el Camp Nou contra los mejores del mundo, un sueño de infancia, pero más allá de eso, lo más importante para mí es poder volver a jugar. Estoy haciendo feliz a mucha gente», ha asegurado Ruschel. Deja atrás las heridas físicas, pero «lo más difícil ha sido la parte psicológica» de la recuperación que ha tenido que afrontar. El mensaje del defensa es muy gráfico: «Las cicatrices que más duelen son las del alma, pero mi vida tiene que seguir».

Una tragedia de aquella magnitud deja siempre un reguero de historias personales truncadas, algunas de las cuales tiene un hondo calado por su profunda sensibilidad. Es el caso de Thiaguinho, que poco antes de embarcar en aquel fatídico vuelo RJ85 se había enterado que su esposa estaba embarazada e iba a ser padre. Su reacción, pura felicidad, se viralizó en la red. Pero siempre, después de la muerte hay vida y Graziele, su viuda, dio a conocer el pasado 21 de julio el nacimiento de ese niño que había sobrecogido aún más los corazones de todos los que quedaron impactados por aquel accidente aéreo. «Me siento tan amada. Tú fuiste como un diluvio de amor arrancando de mi pecho un dolor, y en el lugar de aquella cicatriz marcaste las escenas hermosas que el tiempo ya notó. Estoy segura de que tu padre ha estado con nosotros en el momento de tu llegada y que estará con nosotros por todos los días de nuestra vida», publicó en Instagram.

Habitualmente el futuro viene marcado por decisiones impredecibles que acaban malditas, como la de decidir cambiar sus planes de vuelo a Colombia por una decisión de la autoridad de la aviación brasileña, que le impidió desplazarse a Medellín en un vuelo charter. Y escogieron el avión comercial con el que la selección argentina, Messi incluido, había volado pocos días antes. Pero otras decisiones o casualidades son como una bendición. Matheus Saroli, hijo del técnico, salvó la vida al olvidar el pasaporte. O Nivaldo, el portero titular que no viajó al quedar fuera de la convocatoria. O Martinucco, que pocos días antes sufrió una pequeña lesión...

El grueso de la expedición del Chapecoense arribará hoy mismo, ya que este domingo disputaban un partido vital por la permanencia.

En clave azulgrana, hoy será el debut de Ernesto Valverde ante su nueva afición, que ha recuperado la ilusión tras una buena pretemporada. En idéntica situación se encontrará Nelson Semedo, único fichaje hasta el momento a la espera que se concreten las llegadas de Iñigo Martínez, Coutinho y Dembélé.