Equipo que empezó el partido ante el Celta este pasado martes
Equipo que empezó el partido ante el Celta este pasado martes - FCB

FC BarcelonaLa cotización de La Masía se derrumba

La presencia de canteranos en el once ha perdido peso. En Vigo no hubo ninguno

BarcelonaActualizado:

Más allá de los títulos, sus mediáticas estrellas o un juego vistoso y ofensivo, uno de los grandes pilares del Barcelona y motivo de orgullo de todos los culés siempre ha sido su cantera. La Masía, referencia en la creación de talentos y base del equipo en los últimos años. No obstante, la presencia de canteranos en el primer equipo ha ido disminuyendo y lejos queda aquel 25 de noviembre de 2012 en la que Tito Vilanova permitió que once jugadores formados en La Masía jugaran un partido de Liga ante el Levante. Un éxito cuyo máximo reconocimiento se celebro dos años antes, cuando el pódium del Balón de Oro fue para Messi, Xavi e Iniesta.

Desde entonces ha habido un goteo en las salidas y una nula apuesta en el joven talento. Se han invertido 400 millones este año en futbolistas que no han ofrecido el rendimiento esperado y la foto del once inicial del equipo que jugó en Vigo este pasado martes es un fiel reflejo de lo que se avecina. Aunque es cierto que Valverde reservó a sus titulares para la final de Copa del Rey de este próximo sábado, para el socio culé resultó descorazonador ver que no había ningún catalán y tampoco ningún canterano ante el Celta. Hacía 16 años que no pasaba algo similar.

Con Messi, Sergi Roberto y Jordi Alba en el banquillo y Busquets, Iniesta y Piqué en casa, Valverde se decantó por una alineación revolucionaria con jugadores de siete nacionalidades diferentes. «Son circunstancias. Por el cambio de equipo algunos jugadores han quedado fuera y el sábado, en la final de Copa, a lo mejor hay seis o siete», justificó Guillermo Amor, exfutbolista canterano que antes de ser director de relaciones institucionales había sido máximo responsable del fútbol formativo.

Menos comprensivo se mostró Marc Crosas, formado en La Masía. «Hace seis años nos llenábamos de orgullo alabando a un Barça iniciando un partido con 11 jugadores de la cantera. ¿Hoy? ¡Ninguno! No debería haber peor crítica que esa a una directiva del Barcelona», publicaba en las redes sociales el centrocampista de Cruz Azul, indignado por la alineación de Ernesto Valverde ante el Celta.

El filial tampoco funciona

No deja de ser significativo que la llegada del técnico extremeño estuviera rodeada de alabanzas, entre ellas por su apuesta por el fútbol base. Valverde tiene en su haber el debut en Primera de 34 jugadores mientras entrenó a Español, Athletic y Villarreal, entre ellos Iraola, Fernando Llorente, Kiko Casilla, Herrerín, Saborit, Williams, Eraso o Yeray, pero aún no ha ascendido a ningún futbolista zulgrana.

No obstante, la situación del filial, en puestos de descenso, tampoco ayuda. Los rectores del club han priorizado mantener al Barcelona B en Segunda división. Formar y nutrir al primer equipo ha dejado de ser el objetivo y se ha fichado a futbolistas veteranos que no tendrán proyección. Las ofertas foráneas también hacen mella y el Barça no puede frenar la fuga de futbolistas talentosos que sienten que no tendrán oportunidades en el primer equipo.