Perea ante la Cultural
Perea ante la Cultural
Cádiz CF

Decepción y optimismo

El portentoso partido de Garrido, la solvencia de los centrales y los apuntes esperanzadores de Alex Fernández y Perea, las mejores noticias del Cádiz CF en la última cita
Por  13:31 h.

Asimilado el tremendo varapalo que supuso la inaudita pérdida de dos puntos frente a la Cultural Leonesa, no queda otra que recobrar el ánimo y afrontar con confianza los difíciles compromisos que se avecinan. Una extraña confluencia de fatalidades parece perseguir al equipo en las últimas jornadas, materializada en una funesta triada de sucesivos penaltis fallados, inoportunas lesiones y hasta encajar sendos goles en las dos únicas ocasiones en las que el contrario pisaba el área amarilla. Porque, fiel a su carácter aleatorio, voluble y sorprendente, el fútbol siempre se empeña en demostrar que, por mucho que se esfuercen en someterlo a un escrutinio racional, los parámetros en los que se desenvuelve se encuentran muy alejados de lo cartesiano y de la lógica.

Toda la táctica y la estrategia plasmadas en una pizarra, todo el pormenorizado estudio que se pueda hacer de un rival, quedan diluidos y anulados ante la súbita genialidad de un futbolista, el inesperado error de un compañero, un despiste motivado por el cansancio, un resbalón…por eso este espectáculo maravilloso, reclamo de palpitantes multitudes, sigue irradiando esa magia tan especial que lo hace diferente a todo. Y a veces, como ocurrió el pasado sábado en Carranza, sin encontrar un motivo objetivo que lo justifique, se escurre de las manos una victoria que parecía asegurada.

Bien es cierto que el equipo sufrió un evidente bajón físico durante la segunda mitad, circunstancia que le impedía manejar el ritmo del encuentro y explotar el arma con que suele fulminar a sus rivales, el contragolpe. Máxime cuando el adversario, de excelsa calidad en cuanto al manejo del balón pero muy deficiente en el rigor defensivo, adelantaba la línea de zagueros y regalaba unos espacios a la espalda que, desgraciadamente, no fueron aprovechados. El sorprendente empate final no debe hacer olvidar la buena primera parte de todo el conjunto, en el que cabría destacar el portentoso partido de Garrido, la solvencia de los centrales y los apuntes esperanzadores de Alex Fernández y Perea. Lo que, junto a la progresiva recuperación de lesionados, otorga fundado optimismo para el futuro.