Marcos Mauro regresó al once titular del Cádiz CF ante el Lorca.
Marcos Mauro regresó al once titular del Cádiz CF ante el Lorca.

CÁDIZ CF

Marcos Mauro: el retorno de otro pilar para la zaga

El argentino deja claro ante el Lorca que está a pleno rendimiento y hace más fuerte el centro de una defensa en la que Servando y Kecojevic siempre cumplen

Por  18:01 h.

Varias fueron las novedades con las que el Cádiz CF saltó el pasado sábado al terreno de juego del Ramón de Carranza ante el Lorca. Unos cambios que afectaron especialmente a la retaguardia, zona en la que únicamente repitió titularidad Kecojevic. El resto de la línea de zagueros cambió.

Álvaro Cervera optó por situar a Rober Correa y Mikel Villanueva en los laterales en lugar de Carpio y Lucas, los teóricos titulares. Sin lugar a dudas fueron las grandes novedades, pero también llamó la atención la presencia de Marcos Mauro en el eje de la zaga en lugar de Servando.

El central y capitán isleño estaba completando buenas actuaciones junto a Kecojevic en las últimas semanas. Sin embargo, Cervera volvió a darle la oportunidad al central argentino y Marcos Mauro respondió. Algo que viene haciendo con asiduidad esta temporada.

El sudamericano estuvo más que correcto en su vuelta y ayudó a mantener una semana más la puerta a cero. Aportó seriedad atrás y una más que notable salida de balón desde atrás, sacando el cuero con calidad.

Es cierto que recibió una cartulina amarilla, pero se trataba de una falta necesaria porque el contrario ya encaraba al guardameta Alberto Cifuentes. Su intervención fue providencial en un encuentro en el que había que mantener la atención porque el que atacaba era el equipo cadista. No había que perder de vista ninguna acción para evitar cualquier sorpresa desagradable.

Primer partido liguero en 2018

Con buena nota recuperó Marcos Mauro una titularidad que ha perdido esta temporada debido a sus problemas físicos durante la presente campaña.

Sin ir más lejos, esos inconvenientes físicos (mayoritariamente) han propiciado que el primer partido liguero del defensa central de Avellaneda en este 2018 fuese el pasado sábado. Tal es así que en este año sólo había jugado la ida copera de los octavos de final ante el Sevilla FC en el Ramón de Carranza. Fue su última aparición sobre un rectángulo de juego con la casaca amarilla.

2017 sí había sido muy activo para el jugador, que acaba de recalar en las filas del Cádiz CF tras su última experiencia en el Villarreal. El central argentino, que fue uno de los primeros fichajes del Cádiz CF durante el verano, supo hacerse un hueco en la defensa junto a Servando debido a la lesión de Sankaré y el proceso de adaptación por el que pasaron Kecojevic y Mikel Villanueva.

Llegó sin demasiado cartel al estrenarse en LaLiga 123, aunque pronto se hizo con un hueco en el once. No hay más que ver que disputó completos siete de los ocho primeros partidos ligueros de la escuadra de Álvaro Cervera. Sólo se ausentó en Oviedo.
Precisamente fue ante Osasuna (equipo ante el que ya jugó en la Copa del Rey), rival este sábado que viene, cuando sufrió su primera lesión, aunque bien es cierto que acabó ese encuentro sobre el césped. Una rotura fibrilar en el bíceps femoral de su pierna derecha fue su primera piedra en el camino.

Reapareció en la 15ª desde el banquillo en El Molinón para sustituir al lesionado Carpio. Desde ese momento se hizo otra vez fuerte en el once y fue imprescindible en los esquemas de Cervera hasta la última cita de 2017 en Santa Cruz de Tenerife. Una etapa que coincidió con el mejor momento del Cádiz CF en la Liga, disfrutando también en primera persona aquella gesta copera en el Benito Villamarín.

«Llevaba tiempo sin jugar, pero ya estoy de vuelta. No vamos a renunciar a nada y ahora vamos a Pamplona a ganar», aseguraba Marcos Mauro al terminar la cita ante el Lorca. Y es que, pese a que las noticias no son positivas en forma de goles arriba, sí lo son por los números defensivos de la escuadra gaditana.

Desde ahí, desde la zaga, Cervera ya cuenta de nuevo con uno de sus guerreros más fiables. Otro pilar más para una retaguardia que siempre da la talla. Marcos Mauro ha vuelto.